Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liberan al kuwaití secuestrado el sábado en el este de Líbano

El ciudadano kuwati que fue secuestrado el pasado sábado en la gobernación de Bekaa, ubicada en el este de Líbano, ha sido liberado este lunes, según ha informado el embajador de Kuwait en Beirut, Abdul al Qinae, en un comunicado enviado a la agencia de noticias KUNA.
Las autoridades libanesas también han confirmado la liberación de Al Houti. "El primer ministro, Najib Mikati, ha sido informado por el ministro de Interior, Marwan Charbel, de que el ciudadano kuwaití ha sido liberado", apunta la agencia de noticias NNA.
Issam al Houti, de 52 años de edad, fue secuestrado por un grupo de hombres armados en la ciudad de Housh al Ghanam. En un primer momento se informó de que su mujer también había sido capturada, algo que posteriormente desmintieron las autoridades libanesas.
"Los secuestradores me acusaron de financiar la revolución siria", ha dicho Al Houti, denunciando que durante su cautiverio ha sido maltratado, según informa el diario kuwaití 'Al Rai'.
El emir de Kuwait, Sabá al Ahmad al Jaber al Sabá ha enviado un cable al presidente de Líbano, Michel Suleiman, para agradecerle los esfuerzos que ha realizado para conseguir la liberación de Al Houti, además de a Mikati y al presidente del Parlamento, Nabih Berri.
Además, el emir, en nombre de su Gabinete, ha enviado un mensaje de felicitación a la familia de Al Houti, "expresando sus buenos sentimientos y deseando a todos sus miembros bienestar y salud", de acuerdo con KUNA.
El secuestro de Al Houti se produjo después de que más de una veintena de sirios y turcos fueran secuestrados por un grupo de libaneses que estaba tratando de negociar la liberación de un pariente que había sido capturado en Siria.
En este contexto, Arabia Saudí y Qatar, así como otros países del Golfo Pérsico, recomendaron la semana pasada a sus nacionales que abandonaran Líbano debido a la inseguridad que está viviendo por el contagio del conflicto sirio.