Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Liga Árabe acusa al Consejo de Seguridad de mantener un doble rasero en las resoluciones contra Israel

El secretario general de la Liga Árabe, Nabil Elarabi, ha acusado este martes al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de mantener una política de doble rasero al hacer frente a las resoluciones en las que está involucrado Israel.
Así, se ha referido a la decisión de Estados Unidos de vetar todas y cada una de las resoluciones críticas con Israel y aquellas que le obligan a abandonar el territorio palestino que ocupó tras la guerra de 1967, según ha informado la agencia oficial palestina de noticias, WAFA.
Elarabi ha sostenido que los países árabes "decidieron cambiar el rumbo a la hora de hacer frente al conflicto entre palestinos e israelíes para trabajar de cara a la finalización del mismo en lugar de incidir en él a través del actual proceso de negociaciones", que finalizará el 29 de abril.
Este mismo martes, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, se ha mostrado dispuesto a extender el actual plazo de conversaciones con el Gobierno de Israel, pero ha advertido de que para ello hace falta que la otra parte excarcele a los presos que prometió e introduzca en el debate la cuestión de las fronteras.
"Seguiremos hablando", ha declarado Abbas, que ha reclamado a Israel gestos concretos. Así, ha solicitado la liberación de la cuarta ronda de prisioneros palestinos --el Ejecutivo de Netanyahu suspendió las excarcelación de 30 reos por la supuesta falta de compromiso de Abbas con el diálogo-- y la inclusión en el debate del tema de fronteras.
En respuesta, la oficina del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha afirmado que Abbas "no está interesado en la paz", y que las condiciones que ha puesto para prorrogar las conversaciones de paz "no son aceptables".
"Aquellos que están interesados en la paz no ponen una y otra vez condiciones que saben que Israel no puede aceptar", han indicado estas fuentes, según ha informado el diario israelí 'The Jerusalem Post'.
"Abu Mazen (Abbas) quiere recibir sin dar, y continuará haciendo eso hasta que la comunidad internacional le pida que muestre seriedad en las conversaciones y una voluntad de avanzar en las mismas", han remachado.
Las dos partes negocian contrarreloj para tratar de reflotar las conversaciones que retomaron a mediados del año pasado por mediación de Estados Unidos. Israelíes y palestinos se han culpado mutuamente del actual estancamiento, aunque mantienen los contactos para salvar el diálogo.
La Autoridad Palestina reclama un Estado propio con las fronteras previas a 1967 y con Jerusalén Este como capital. Abbas quiere que, durante los próximos tres meses, ésta sea el eje central de los contactos y que, entretanto, Israel congele cualquier nueva construcción en los asentamientos de Cisjordania.