Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luz Milagros, el bebé que lucha contra la muerte

Luz Milagros nació en Argentina con apenas 26 semanas de gestación y pesaba unos 750 gramos. Dentro de las categorías médicas fue calificada como de "prematuro extremo". Al no registrar signos vitales, fue declarada muerta por los médicos del centro hospitalario donde la atendieron en Resistencia, la capital de la provincia de Chaco. Pero los padres se quedaron estupefactos cuando al momento de despedirse del bebé en el depósito le detectaron signos vitales.

"Es normal que exista poca vitalidad en nacimientos tan prematuros, y es factible que recuperen sus signos vitales y puedan vivir", señala Claudio Solana, jefe del departamento de neonatología del Hospital Alemán, en Buenos Aires, informa BBC Mundo.
La salud de Luz Milagros se complicó gravemente poco después de ser hallada con vida. Presentó problemas en el sistema digestivo y cardíacos. De ahí que se resolviera su traslado a la capital argentina, donde estuvo constantemente en cuidados intensivos e incluso se temió por su vida. Pero cuatro meses después, los médicos consideraron que mostraba una recuperación que permitía su vuelta a Resistencia.
Su peso aumento a poco más de dos kilos, es decir más del doble que tuvo al nacer. Sin embargo, el diagnóstico médico que trascendió se refiere a un limitado funcionamiento cerebral (de un 10%) y dice que aún necesita asistencia para alimentarse y respirar.
Tras cuatro meses de cuidados intensivos, en los que le diagnosticaron daños cerebrales "irreversibles", el bebé sigue con vida. La semana pasada la trasladaron junto a su madre desde Buenos Aires hasta un hospital en Chaco, la provincia del noreste de Argentina de donde proviene la familia. "Hay que esperar. Se irá viendo cómo sigue", dijo Analía Boutet, madre de la niña.
Pese a recibir una serie de diagnósticos complicados con respecto a la salud de su hija –la menor de cinco- Boutet se mantiene optimista."Va a seguir con la recuperación y luego se verá. Ha pasado una y otra. Y lo superó. Mucho de ello ha sido por la ayuda de las oraciones", afirmó la madre en declaraciones a medios de comunicación argentinos poco antes de trasladarse en avión a su provincia de residencia. "Está viva y eso es lo importante", añadió.
Un caso “habitual”
Pese a lo increíble que puede resultar la historia –aún en curso- de Luz Milagros, quienes trabajan en el área de neonatología afirman que hay cierta recurrencia de casos parecidos.
Según Solana, la historia de Luz Milagros recibió una atención mediática particular porque fue encontrada viva después de haber sido declarada muerta. "Pero no me sorprendió lo que pasó. De hecho, sucede con cierta frecuencia", aseveró el médico.
Según la experiencia de este especialista en neonatología, en casos de bebés prematuros extremos se presentan una serie de riesgos y características. "A partir de una edad gestacional de 23 a 24 semanas de nacido, tiene posibilidades de sobrevivir pero puede presentar secuelas crónicas", comenta Solana.
Entre estas secuelas están los trastornos respiratorios, digestivos, de crecimiento y neurológicos. Además hay un alto riesgo de ceguera en una patología llamada retinopatía.
"También condiciona la salud de estos bebés el ambiente en que nació y las condiciones de salud de la madre", indicó el especialista.
Los médicos del nuevo centro de salud en la provincia norteña argentina indicaron que mantendrán los tratamientos de cuidados intensivos en Luz Milagros. Pero el objetivo es tratar de llevar a cabo una rehabilitación que permita atenderla en su hogar y no en un centro de salud.
Y la madre cree que aún el bebé puede seguir desafiando los pronósticos."(Luz Milagros) siempre me respondió cuando le hablaba, moviendo su carita o sus manos"."A mí me responde y es lo que importa", aseveró Boutet.