Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF pide a Turquía y a la UE que abran sus fronteras a la población de Azaz

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha pedido a la Unión Europea y a Turquía que proporcionen refugio a las más de 100.000 personas que se encuentran en estos momentos atrapadas en el distrito de Azaz, en el norte de Siria, entre la línea de frente del Estado Islámico y la frontera con Turquía.
La población de Azaz, con los combates a pocos kilómetros de distancia, corre grave peligro de verse atrapada por los enfrentamientos y acabar bajo el control del Estado Islámico. Miles de personas se encuentran en estos momentos rodeadas por la organización terrorista en la ciudad de Marea, dentro del distrito.
"Estamos tratando de salir adelante (...) pero lo cierto es que estamos atrapados en una zona completamente aislada y no tenemos donde ir", ha explicado uno de los enfermeros de MSF en Azaz, Yahia Jarrad. Los civiles atrapados se encuentran acorralados en un área de menos de 25 kilómetros cuadrados, en la que por un lado, tienen la línea de frente con el Estado Islámico a menos de cinco kilómetros, mientras que por otro limitan con territorio controlado por los kurdos y con la frontera turca, que permanece cerrada.
MSF, que reconoce que Turquía ya está realizando un enorme esfuerzo acogiendo a más de tres millones de refugiados, ha pedido al país fronterizo en un comunicado que "muestre su generosidad una vez más" y abra sus fronteras a la población de Azaz, que "sólo puede contar con ellos", según ha declarado el responsable de operaciones de MSF para Siria, Pablo Marco.
MSF ha calificado de "abdicación de su responsabilidad de asistencia" a la decisión de la UE de cerrar sus fronteras a los refugiados sirios en su acuerdo con Turquía, añadiendo que la resolución también desalienta al Gobierno turco a recibir a más desplazados, puesto que se encuentra prácticamente al límite de sus capacidades.
"Estas familias se han aferrado a su deseo de permanecer en su país (...) pero ahora sus vidas están en peligro y el mundo debe respetar su derecho a huir" ha dicho Pablo Marco, añadiendo que tras huir de numerosas ofensivas, las personas que se encuentran hoy en día en Azaz no tienen otro sitio al que ir.
MSF y otras organizaciones han estado proporcionando asistencia humanitaria a la población de Azaz durante los últimos meses, que vive en una situación extremadamente difícil. El pasado viernes, sin embargo, MSF se vio obligada a evacuar y a cerrar el hospital de Al Salamana, situado en la región, porque la línea de frente estaba demasiado cerca.