Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF advierte del "riesgo grande" de epidemias si los enfrentamientos impiden el reparto de ayuda

Expresa su preocupación por la seguridad de las organizaciones humanitarias
Médicos Sin Fronteras (MSF) ha advertido este martes de que en Sudán del Sur existe un "riesgo grande" de epidemias en Sudán del Sur, donde los "intensos combates" que se están produciendo desde hace tres semanas entre soldados leales al presidente Salva Kiir y partidarios del exvicepresidente Riek Machar han impedido trabajar a las organizaciones humanitarias.
Según ha denunciado la ONG en un comunicado, los combates, que empezaron en Yuba y se han extendido por buena parte del país, "están teniendo consecuencias cada vez más graves para la población". "Lo que ya era una situación difícil está incluso empeorando", ha subrayado MSF, ante el incremento de las necesidades, la marcha de algunas organizaciones internacionales y la inestabilidad que impide la asistencia.
"Personas que ya eran muy vulnerables lo son ahora mucho más", ha explicado el coordinador de MSF en Sudán del Sur, Raphael Gorgeu. "No sabemos qué les pasará a los miles de desplazados y heridos en todo el país", ha añadido. Según datos de la ONU, la violencia ha dejado más de un millar de muertos y 200.000 desplazados.
MSF ha recordado que ya antes de que comenzaran los enfrentamientos el 15 de diciembre, el 80 por ciento de la asistencia médica y los servicios básicos en Sudán del Sur eran proporcionados por ONG.
"El riesgo de epidemias es grande y si los enfrentamientos nos impiden tener acceso rápido y seguro a la gente que lo necesita, especialmente a las mujeres embarazadas y los niños, las condiciones se deteriorarán muy rápido", ha advertido el coordinador.
Los equipos de emergencia de MSF trabajan actualmente en Yuba, Awerial y Malakal para dar asistencia médica a más de 110.000 personas desplazadas de sus casas por la violencia. Además, la organización continúa con sus proyectos médicos regulares "allí donde puede", a pesar de la inestabilidad y de la escasez de medicamentos para tratar a los pacientes y de combustible para los generadores.
En las últimas tres semanas, los equipos médicos de MSF han realizado 26.320 consultas y hospitalizando a 1.014 pacientes en sus estructuras médicas. En este tiempo, 426 personas han sido atendidas por heridas de bala y se han realizado 126 cirugías. Los equipos de la organización también han repartido más de 40 toneladas de suministros médicos y logísticos a sus proyectos.
Antes de la crisis, la población de Sudán del Sur tenía un limitado acceso a la asistencia médica. La mayoría de mujeres embarazadas no podían dar a luz en una estructura sanitaria, muchos niños tenían limitadas opciones de tratamiento y vacunación, y miles de refugiados recibían una asistencia mínima, ha recordado MSF.
DETERIORO DE LA SEGURIDAD PARA LAS ONG
Así las cosas, la organización ha manifestado que "está extremadamente preocupada por el deterioro de las condiciones de seguridad para las organizaciones de ayuda en todo el país".
Pese a ello, "MSF sigue comprometida a dar asistencia en Sudán del Sur y llama a todas las partes en conflicto a que respeten las instalaciones médicas y el personal de la organización, y a que permitan a la población el acceso a la asistencia médica, sea cual sea su región de origen o su etnia".