Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF pide a la comunidad internacional que no aisle a África Occidental por el brote de ébola

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha condenado este jueves la actitud de la comunidad internacional, que ha desoído sus llamamientos en cuatro ocasiones, y ha instado a los países donantes a no aislar a los estados afectados por el ébola y a trabajar sobre el terreno.
La directora de operaciones de MSF, Raquel Ayora, ha asegurado que la única forma de frenar la epidemia es trabajando "de manera global" y prestando más atención a "África occidental donde realmente está el problema". El último balance de la Organización Mundial de la Salud (OMS) cifra en 3.865 los muertos de ébola y en 8.000 los casos detectados.
"Los Gobiernos tienen que trabajar en sus países y en sus sistemas de salud para fortificarlos, para tener una buena detección de casos y poder gestionarlos y, en paralelo, invertir de manera masiva en África Occidental, en la zona donde están los casos más afectados", ha señalado Ayora. La directora de operaciones de MSF ha incidido en que una actitud de rechazo a África no va a proteger a Europa.
La expansión de la enfermedad, tanto en África como en Estados Unidos o Europa, ha traído consigo un aumento del miedo al contagio. "Una epidemia de virus va en paralelo a la de miedo", ha dicho Ayora, que ha resaltado la importancia de la "gestión del miedo" y ha invitado a los países a "pensar de manera fría" para atajar la epidemia "donde está el foco fundamental".
Desde MSF recomiendan dar una respuesta técnica, a través de la formación del personal y el seguimiento de los protocolos; y por otro lado, gestionar el miedo de la población a través de la transparencia de la información y la adecuada toma de decisiones políticas y estratégicas. "Es absolutamente normal una reacción de miedo ante la epidemia", ha señalado Ayora.
La transparencia en la información y la necesidad de formación se ha convertido en una urgencia, ya que muchos casos se han producido por malas prácticas o falta de conocimientos. Ayora ha señalado que es una enfermedad "muy, muy fea" que "se transmite a través de los vínculos de amor, a través de los vínculos de cuidado".
POLÉMICOS PROTOCOLOS DE ACTUACIÓN
La directora de operaciones también se ha pronunciado sobre el caso de la enfermera española que contrajo el ébola en el Hospital Carlos III de Madrid. Aunque Ayora ha dicho que desconoce los protocolos que se siguen en España, ha explicado que MSF investiga cada caso y ha añadido que ahora las autoridades de salud "necesitan saber lo que ha pasado" y que se tomen "medidas de protección global".
La formación y el seguimiento del personal también es otras de las prioridades de MSF. "Es una obligación de los sistemas de salud y es una obligación de MSF como organización proteger a los propios trabajadores", ha concluido Ayora.