Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF solicita la evacuación "inmediata" de las personas enfermas en la ciudad siria de Madaya

Desde diciembre, 23 personas han muerto por inanición
Médicos Sin Fronteras (MSF) ha dado la bienvenida al fin del bloqueo del Gobierno sirio sobre la ciudad de Madaya, que desde hace más de seis meses vive asediada por la hambruna y la falta de suministros, y ha pedido la evacuación médica urgente de las personas enfermas, así como el suministro inmediato de medicinas.
Según ha señalado la ONG en un comunicado, 23 pacientes del centro de salud apoyado por la organización han muerto por inanición desde diciembre, de las cuales seis apenas llegaban al año de edad. Desde el 18 de octubre, Madaya, situada cerca de la frontera con Líbano, no recibe recursos básicos y cada día sus cerca de 20.000 ciudadanos se enfrentan cara a cara con la falta de alimentos.
"Madaya es una prisión al aire libre para los 20.000 bebés, niños y mayores que viven en la ciudad. No hay entradas, ni salidas, la gente es abandonada para morir", ha lamentado el director de operaciones de MSF, Brice de le Vingne. "Las personas que llegan a nuestros centros médicos presentan heridas de bala o de minas terrestres, unas heridas que sufren al intentar abandonar la ciudad", aunque algunas mueren en el intento.
Tras conocerse la noticia de que el régimen sirio permitirá el acceso de ayuda humanitaria a Madaya, MSF ha solicitado a las autoridades que se permita el acceso "sin trabas" y "sostenido" de los suministros médicos. "Una única distribución no aliviará los problemas que se desarrollarán en los meses venideros", ha alertado la organización.
NIÑOS ALIMENTADOS CON JARABES
"Ahora que el asedio se ha recrudecido, los médicos a los que apoyamos carecen de fármacos en sus estanterías, a la par que aumenta el número de pacientes enfermos y famélicos que atender", ha explicado De le Vingne. La falta de alimentos ha obligado al personal sanitario a alimentar a niños desnutridos con jarabes ricos en azúcar, lo que también ha acelerado el consumo de los pocos medicamentos disponibles.
"Además del suministro de comida, se precisa la inmediata evacuación médica de los pacientes enfermos, así como un reabastecimiento de las medicinas; pues es la única manera de salvar una situación ya de por sí catastrófica", ha señalado el director de operaciones de la organización.
Desde agosto de 2015, mes en que comenzara el asedio sobre Madaya, MSF ha enviado recursos alimentarios y médicos a la localidad. Y, aunque en un principio se podían enviar estos suministros, en los últimos meses el bloqueo de las tropas del presidente sirio, Bashar al Assad, sobre la ciudad ha sido total.
"La desesperación es tan extrema que en el día de ayer los ciudadanos trataron de robar los últimos recursos alimentarios disponibles en el punto de distribución de MSF, que atiende a las personas más vulnerables", ha advertido De le Vingne.
Alrededor de 42.000 personas en Madaya viven sitiados desde julio de 2015. Desde mediados de octubre no entran alimentos, medicinas ni combustible a esta localidad próxima a la frontera con Líbano.