Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF retira parte de su personal tras el "inadmisible" ataque en que murieron tres de sus trabajadores

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha anunciado este lunes que el "inadmisible ataque" de este sábado contra su hospital en la localidad de Boguila, en República Centroafricana (RCA), en el que murieron 16 civiles, entre ellos tres de sus trabajadores centroafricanos, les ha obligado a retirar a parte de su personal y a suspender su actuación en este enclave.
En un comunicado, la ONG ha denunciado el asesinato de civiles desarmados en un lugar que estaba claramente identificado como estructura de la organización y sin que existiera ningún tipo de provocación previa.
"Estados absolutamente impactados y afligidos ante la brutal violencia que se ha ejercido el pasado sábado contra nuestro personal y contra decenas de miembros de la comunidad local", ha explicado el coordinador general de MSF en el país africano, Stefano Argenziano.
"Este inadmisible ataque nos fuerza a retirar a varios miembros clave de nuestro personal y a suspender actividades en Boguila", ha anunciado. "MSF mantiene su compromiso de asistir a la población de la zona, pero este tipo de actos criminales y premeditados suponen una seria amenaza a la capacidad de la organización para prestar ayuda a la población", ha añadido, subrayando que "tenemos que pensar también en la seguridad de nuestros trabajadores".
"Debido a las consecuencias de este brutal ataque, nos vemos obligados también a replantearnos si es posible continuar nuestras operaciones en otras zonas del país", ha añadido Argenziano.
En su comunicado, MSF ha responsabilizado a antiguos rebeldes de Séléka del ataque. Según ha dicho, varios hombres "irrumpieron en una reunión que había organizado el personal de MSF con 40 líderes locales, y en la que se hablaba sobre el acceso a la salud y a la atención médica en la zona".
Parte del grupo entró "disparando tiros al aire en las oficinas de MSF para hacerse con dinero y equipamiento", mientras que otros "se dirigieron al lugar donde se estaba produciendo al reunión" y "sin que mediar ningún tipo de provocación previa, comenzaron a disparar indiscriminadamente hacia la multitud, provocando múltiples víctimas y dejando varios heridos en situación crítica".
Según resalta el comunicado, "MSF es la única organización humanitaria internacional que trabaja sobre el terreno en Boguila, donde presta asistencia a una población cada vez más expuesta a mortales e indiscriminados ataques por parte de los grupos armados que operan en el área".
El hospital de Boguila, que MSF gestiona desde 2006, cuenta con 115 camas y proporciona asistencia primaria y secundaria de salud a una población estimada de 45.000 personas. Asimismo, el personal de la ONG da apoyo a siete puestos de salud en los alrededores de la localidad. Cada mes, el personal pasa entre 9.000 y 13.000 consultas médicas y trata hasta 10.000 pacientes de malaria.