Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

México advierte de que no hay restos "útiles" para identificar a los desaparecidos de Tierra Blanca

El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación de México, Roberto Campa, ha advertido de que ya no hay "restos útiles" para llevar a cabo la identificación de los cinco jóvenes desaparecidos el pasado mes de enero en Tierra Blanca, en el estado de Veracruz.
"Se les informó a los familiares de Tierra Blanca que se concluyó el trabajo de laboratorio con los fragmentos encontrados en el rancho 'El Limón'", ha iniciado Campa su explicación, en una entrevista concedida a la emisora Radio Fórmula.
"La conclusión es que ya no hay restos que sean útiles para la identificación de los cinco jóvenes, esto se les informó con detalle", ha añadido.
Las autoridades hallaron, el pasado mes de febrero, hasta 400 restos humanos en 'El Limón', un rancho ubicado en Tierra Blanca, en el municipio de Tlalixcoyan. Campa ha explicado que todos los restos han sido analizados pero que a algunos no se le pueden realizar más pruebas porque están "totalmente calcinados". Además, los restos óseos hallados eran muy pequeños, lo que apunta a que el objetivo era que las víctimas fueran ilocalizables.
La desaparición de los cinco ha llevado a la detención de cuatro personas de las cinco que fueron identificadas por las autoridades como supuestos responsables, quienes habrían confirmado la hipótesis de que los jóvenes habían sido retenidos por policías estatales y entregados a una banda criminal, que les habría asesinado.
EL CASO DE LOS CINCO
Los jóvenes desaparecieron en Tierra Blanca, una zona del estado de Veracruz donde opera principalmente el temido cártel de 'Los Zetas', que también se dedica a otros actos ilícitos como secuestros y tráfico de inmigrantes centroamericanos.
Los cinco --cuatro hombres y una menor de edad-- volvían el 11 de enero de un viaje de fin de semana cuando fueron interceptados por policías estatales, que aparentemente los entregaron a miembros del crimen organizado.
Siete policías de Veracruz fueron detenidos días después de la desaparición de los jóvenes.