Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de personas secundan en Bruselas la huelga general del sector público por los recortes

Los trenes mantendrán la huelga hasta el viernes
Entre 7.500 y 12.000 personas han secundado en Bruselas la huelga general del sector público convocada por los sindicatos para protestar por los recortes presupuestarios del Gobierno en los servicios públicos, según las estimaciones respectivas de la Policía y de los sindicatos.
La movilización en la capital belga ha sido un "éxito" tras haber sido secundada por 12.000 personas, según el sindicato cristiano CSC. "Nos oponemos a la política general de desinversión en el sector" público, ha resumido el presidente de Servicios Públicos del sindicato, Luc Hamelinck.
El primer ministro belga, Charles Michel, ha replicado a los 'huelguistas' que las reformas de los servicios públicos emprendidas por el Ejecutivo -que se suman a otras polémicas del sistema de pensiones o el mercado labor que han contribuido a un aumento de la tensión social-- "son indispensables para garantizar su financiación durable" y buscan "la modernización y asegurar su futuro".
"El Gobierno federal sigue abierto al diálogo y la concertación para continuar las reformas necesarias", ha defendido con todo en un comunicado, en el que ha avisado que "el camino que queda todavía es largo" y se necesita "más que nunca" trabajar "en la misma dirección para favorecer la creación de empleo", sobre todo "tras los atentados del 22 de marzo que han hecho daño" a la economía.
Michel ha dejado claro además que el derecho a la huelga "no es absoluto" y hay que respetar el derecho de millones de trabajadores y estudiantes a desplazarse. El sindicato socialista FGTB ha convocado una huelga general nacional para el 24 de junio.
La huelga, que se desarrolla en medio de un clima de creciente tensión social en Bélgica, ha perturbado seriamente los servicios de metro, autobús y tren en la capital belga, aunque ha tenido un impacto menor en el sector educativo y los hospitales. El metro ha funcionado pero con frecuencias "muy reducidas", mientras que algunas líneas de autobús directamente no han funcionado, entre ellas, las líneas 60, 38 y la 12 que lleva al aeropuerto, ha confirmado la empresa de transporte público de la capital (STIB).
La STIB ha asegurado que el servicio funcionará "normalmente" a partir de este miércoles y ha confirmado que "no habrá compensación" a los viajeros por la manifestación de este miércoles.
LOS TRENES MANTENDRÄN LA HUELGA HASTA EL VIERNES
Por su parte, la empresa de ferrocarriles SNCB también ha confirmado que "muchos trenes han sido cancelados" por la huelga y ha avanzado que hay "muchas probabilidades" de que algunas líneas no funcionen tampoco este miércoles.
La central sindical CGSP de hecho ha dado un preaviso de huelga en los trenes "hasta el viernes" aunque el presidente federal del sindicato, Michel Meyer, ha avisado de que el parón "podría prolongarse más allá del viernes si no cambia nada".
El transporte de trenes en la región de Valonia y Bruselas lleva prácticamente parado desde las 22:00 horas del miércoles 25 de mayo debido a una huelga 'salvaje' para protestar por la decisión de la empresa que gestiona el servicio (HR-Rail) decidiera reducir los días libres extra que desde hace años se da a los trabajadores en compensación por las horas extra semanales.
El comité de dirección de SNCB ha anunciado multas de 12,50 euros sobre la prima de productividad para el personal que participó en las huelgas entre los días 25 y 30 de mayo por considerarlas como ausencias "injustificadas".
Por su parte, los servicios de autobús de la región valora (TEC) también continuarán de huelga este miércoles.
El personal de prisiones en Bruselas y la región de Valonia vinculados a dos sindicatos CGSP y CSC --que rechazaron el acuerdo sellado por el Gobierno con otros cuatro sindicatos-- han mantenido la huelga este martes. El personal de prisiones lleva en huelga desde el 25 de abril para protestar por la falta de medios y personal obligando al Gobierno a desplegar al Ejército en las prisiones.
Al margen de la movilización en Bruselas contra los recortes en los servicios públicos, que se ha desarrollado sin incidentes y ha concluido en pleno centro de la capital, las protestas han sido secundadas en otras ciudades del país, como Gante y Mons, donde se han concentrado unas mil y 1.500 personas respectivamente. Varios centenares también se han manifestado en Namur y Wavre.