Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mogherini dice que el Derecho Internacional no impide a la UE sellar acuerdos con Rabat que afecten al Sáhara

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha dejado claro que la sentencia de diciembre del Tribunal General de la UE que anuló el acuerdo comercial con Marruecos por incluir al Sáhara occidental "no se aplica" a ningún otro acuerdo bilateral con Rabat y ha asegurado que la propia sentencia confirma que "no existe ninguna norma de Derecho Internacional que impida a la UE celebrar tratados con Marruecos que también afecten al Sáhara occidental".
"La sentencia de 10 de diciembre de 2015 confirma que no existe ninguna norma de Derecho internacional que impida a la UE celebrar tratados con Marruecos que también afecten al Sáhara Occidental", ha dicho Mogherini en una respuesta a una pregunta parlamentaria del eurodiputado de Podemos Miguel Urbán, en la que pedía a la Comisión Europa que aclarase las medidas que pensaba promover para poner fin al acuerdo comercial "y eventualmente a otros tratados firmados con Marruecos", así como para proteger "los recursos naturales saharauis del expolio de las multinacionales" con el beneplácito de Rabat.
El eurodiputado de Podemos ha subrayado que la sentencia fue "una victoria histórica para los derechos del pueblo saharaui" al haber dictaminado el tribunal europeo que "los intereses del Frente Polisario se han visto vulnerados" por el acuerdo y "al afirmar que la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental no está reconocida ni por la UE ni por sus Estados miembros ni, de forma más general, por las Naciones Unidas" y "que el Consejo debe asegurarse de que no se da sobre este territorio ningún indicio de explotación de recursos naturales susceptible de hacerse contra sus habitantes y amenazando sus derechos fundamentales".
La jefa de la diplomacia europea ha defendido que la sentencia del Tribunal General de la UE de 10 de diciembre "anula en parte la decisión" del Consejo de marzo sobre la conclusión del acuerdo agrícola entre la UE y Marruecos "no se aplica a ninguna otra decisión del Consejo en relación con cualquier otro acuerdo con Marruecos" y ha recordado que los ministros de Exteriores de los Veintiocho autorizaron el 14 de diciembre a recurrir la sentencia.
Además ha recordado que "cuando las actividades de explotación de recursos redundan en beneficio de los pueblos de los Territorios no autónomos y se realizan en su nombre o en consulta con sus representantes, se consideran compatibles con las obligaciones que incumben a la Potencia administradora en virtud de la Carta (de la ONU), así como conformes a las resoluciones de la Asamblea General y al principio consagrado de "soberanía permanente sobre los recursos naturales", según la carta de enero de 2002 del secretario general adjunto de Asuntos Jurídicos de la ONU dirigida al presidente del Consejo de Seguridad.
Y ha reiterado que "la UE apoya los esfuerzos" del secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, "por alcanzar una solución política justa, duradera y aceptable para ambas partes, que contemple la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental en el marco de acuerdos coherentes con los principios y objetivos de la Carta" de la ONU y por tanto "la UE no emprenderá ninguna iniciativa que pueda ir en detrimento de este proceso" auspiciado por el organismo internacional.
El eurodiputado de Podemos preguntó en este sentido por las iniciativas del Ejecutivo comunitario para que se llevara a cabo el referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui previsto por la resolución 690 de la ONU de 1991.
En su sentencia, el tribunal europeo anuló la decisión de los Gobiernos de la UE de 2012 de concluir el acuerdo comercial con Marruecos por aprobar su aplicación en el Sáhara occidental y dejó claro que el acuerdo "no garantiza" en sí que la explotación de los recursos naturales del Sáhara occidental beneficie a sus habitantes" y el Consejo "faltó a su obligación" de comprobar este extremo, rechazando su argumento de que "la cuestión de saber si la explotación de recursos del Sáhara occidental se hace o no en detrimento de la población local sólo concierne a las autoridades marroquíes".