Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montebourg entrega la cartera de Economía apelando a la "riqueza" de los "desacuerdos"

El ministro de Economía saliente de Francia, Arnaud Montebourg, ha traspasado este miércoles la cartera a su sucesor, Emmanuel Macron, defendiendo la "sinceridad" en política y la "riqueza" que, en su opinión, suponen los "desacuerdos".
Montebourg desencadenó un terremoto político en Francia al criticar el pasado fin de semana las políticas de austeridad que él mismo tenía que aplicar. El lunes, el primer ministro, Manuel Valls, presentó la dimisión en bloque del Gobierno y, un día más tarde, se anunció un nuevo Ejecutivo sin la presencia del hasta entonces ministro de Economía.
El nuevo Ejecutivo ha celebrado este miércoles su primer Consejo de Ministros, pero antes se ha procedido al protocolario traspaso de carteras. Dadas las pocas novedades introducidas en la remodelación, todos los ojos estaban puestos en Bercy, sede del departamento de Economía.
"Nuestros desacuerdos jamás han sido un problema, sino una riqueza", ha dicho Montebourg, quien ha reconocido que "hay que abandonar el escenario cuando ya no se puede representar la obra". "La mayor cualidad en política es la sinceridad. Buena suerte Manu", ha añadido el ministro saliente como mensaje a su sucesor, un estrecho colaborador del presidente Francia, François Hollande.
Montebourg también ha aprovechado para dar las gracias a todos los que han colaborado con él en este periodo en el Ministerio y ha recordado que "la economía pertenece a todos los franceses", no a "expertos encerrados" en sus oficinas.
AGRADECIMIENTO DE MACRON
Macron, por su parte, ha aplaudido el "talento" de Montebourg, cuya labor "día y noche" ha servido para evitar una "fatalidad". "Somos dos hombres de principios y que pertenecen a la misma familia", ha destacado el nuevo ministro, "sorprendido" por estar en Bercy.
De cara al futuro, ha apelado al trabajo en equipo y a la "unidad" con el Ministerio de Finanzas, a pesar de que puedan existir "desacuerdos" --"es la vida", ha apostillado--. Macron ha defendido que su único objetivo será "el interés del país" y ha querido zanjar cualquier posible prejuicio: "Juzgadme por mis actos".