Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere un importante comandante del Estado Islámico en una operación del Ejército sirio y Hezbolá

El comandante del grupo extremista suní Estado Islámico Abu Abdulá al Iraqi ha muerto este martes en Siria a causa de la explosión de una bomba al paso de su vehículo por la región de Qalamun, una operación que habría sido coordinada por el Ejército sirio y el partido-milicia chií libanés Hezbolá.
La explosión se ha saldado con la muerte de otros tres milicianos del grupo, según las informaciones publicadas por el diario libanés 'The Daily Star'. Hezbolá y el Ejército sirio recuperaron el control de la región a principios de año, si bien hay grupos opositores, entre ellos varios de tendencia 'yihadista', que operan en la zona.
La cadena de televisión libanesa Al Manar, vinculada al partido-milicia, ha asegurado que Al Iraqi estaba a cargo del entrenamiento de terroristas suicidas y de la preparación de coches bomba. El diario libanés 'Al Ajbar' le ha vinculado a varios atentados ejecutados en los últimos meses en Beirut y el valle de la Bekaa.
La semana pasada, el secretario general de Hezbolá, Hasán Nasralá, aseguró que la participación de su formación en el conflicto en Siria ha evitado que el Estado Islámico haya llegado hasta Beirut.
"Si no hubiéramos combatido en Qusair y Qalamun, el Estado Islámico --antiguo Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)-- hubiera llegado hasta Beirut y las regiones costeras", afirmó.
El partido-milicia ha mantenido durante el conflicto en Siria su apoyo al presidente, Bashar al Assad, y ha abogado públicamente por la resolución política del conflicto y por la introducción de reformas democráticas en el país.
Sin embargo, en los últimos meses ha participado junto a las fuerzas de seguridad sirias en varios combates contra grupos opositores armados. La intervención del grupo en el conflicto supuso una violación de la Declaración de Baabda, firmada por todas los partidos políticos del país, que estipula la neutralidad de Líbano ante los eventos en la región, limitando su papel al control de la frontera y el tráfico de armas y combatientes.
El Estado Islámico es una organización 'yihadista' nacida en Irak y relacionada --aunque no vinculada-- con la red terrorista Al Qaeda. Con la sublevación en 2011 contra el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, el grupo penetró en Siria y desde allí ha lanzado en las últimas semanas una ofensiva que le ha permitido hacerse con el control del norte y el oeste de Irak.
El ISIS proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.
Desde entonces, ha lanzado numerosas campañas de venganza contra la comunidad chií y otras comunidades minoritarias de las zonas que controla, como la cristiana y la yazidí, ejecutando a decenas de personas y destruyendo numerosos lugares de culto.