Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren 18 personas en dos atentados en Irak

Dieciseis aspirantes a policías han muerto y otros 30 han resultado heridos por un atentado suicida perpetrado contra un centro de reclutamiento en la ciudad de Sinyar, junto a la frontera de Irak con Siria. Otras dos personas -civiles- han fallecido en otro atentado en Mosul.
Un suicida armado con un cinturón explosivo se ha dirigido a numeroso grupo de reclutas que se encontraba a las puertas del centro de reclutamienyo. En medio de la multitud ha accionado su cinturón y ha causado una masacre.
Estos centros de reclutamiento, ya sean para la policía o el ejército, son blanco frecuente de atentados en Irak. Atraen a numerosos jóvenes en busca de trabajo, pero al mismo tiempo son vistos por los grupos insurgentes como un símbolo de la acomodación a un régimen tachado de colaboracionista con EEUU.
Sinyar es la capital de la minoría religiosa yazidí en Irak. En agosto pasado fue escenario del atentado más sangriento en el país hasta la fecha, cuando una cadena de explosiones en varios puntos de la ciudad dejó cientos de muertos.
En Mosul, otro atanteado suicida ha dejado dos muertos y 10 heridos en un ataque suicida contra una patrulla policial. El terrorista llevaba uniforme policial e iba a bordo de un coche oficial. Tenía otro cinturón explosivo.
De los diez heridos, cinco son agentes de esta brigada, mientras que el resto son civiles que se encontraban por casualidad en la zona.
En las últimas semanas se han instalado en Mosul numerosos policías y militares que participan en la operación de seguridad lanzada por el Gobierno iraquí para devolver la calma a esta convulsa ciudad de mayoría suní, escenario de numerosos atentados.