Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren 31 supuestos talibanes en dos ofensivas de fuerzas afganas y de EEUU

Al menos 31 supuestos talibanes y cuatro soldados afganos han muerto en dos operaciones de la coalición liderada por Estados Unidos y las fuerzas afganas en el centro y este del país, informaron hoy fuentes oficiales.
El Ministerio afgano de Defensa explicó hoy en un comunicado que "centenares de insurgentes, la mayoría de ellos extranjeros y miembros de Al Qaeda" atacaron un puesto militar el pasado día 1 en el distrito de Ghazni Abad, situado en la provincia oriental de Kunar.
Los integristas acabaron con la vida de cuatro soldados e hirieron a otros tres, según Defensa.
En las siguientes 48 horas, comandos de elite afganos apoyados por ataques aéreos de EE.UU. reaccionaron acabando con la vida de 19 insurgentes en la zona, señaló la comandancia estadounidense en un comunicado, una versión corroborada por el Ministerio de Defensa.
Los comandos, acompañados por una brigada militar de inteligencia estadounidense, llevaron a cabo una "patrulla de reconocimiento" en el valle de Helgal, "conocido por la presencia de insurgentes" y situado en el distrito de Shakail Shatel, según EE.UU.
Las fuerzas aliadas fueron atacadas por un grupo de hombres que portaban armas ligeras, tras lo cual recibieron "apoyo aéreo" y el consiguiente bombardeo estadounidense acabó con la vida de siete supuestos insurgentes, aseguró la comandancia.
Se desató entonces un nuevo combate acompañado de otro ataque aéreo, en el que murieron 12 integristas.
"Debido a la pericia de estas fuerzas de elite, los insurgentes están perdiendo rápidamente su habilidad de operar en esta región", aseguró en la nota un portavoz de la coalición liderada por EE.UU.
El Ministerio de Defensa también informó de otros enfrentamientos registrados en la provincia central de Uruzgán.
Doce supuestos talibanes, entre ellos tres líderes integristas, murieron en combates con la coalición liderada por EE.UU. y la Policía afgana en el distrito Charcheno, según la versión de Defensa.
Los talibanes tienen sus principales bastiones en el tercio meridional afgano, aunque han ganado presencia en otras provincias del este como Kunar, fronteriza con Pakistán.
Como parte de su nueva estrategia en la región, Washington ha dado prioridad al entrenamiento de las fuerzas afganas, con las que las tropas extranjeras, que siguen llevando el peso de las operaciones, lanzan ofensivas conjuntas contra los integristas.