Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren un policía, un soldado y un trabajador del Ministerio de Finanzas en tres ataques en Mogadiscio

Hombres armados han matar este lunes a un policía, a un soldado y a un trabajador del Ministerio de Finanzas de Somalia en varios ataques perpetrados en la capital del país, Mogadiscio.
En un primer incidente, un policía ha sido tiroteado en un mercado de la ciudad por dos hombres que posteriormente se han dado a la fuga, según ha informado la emisora local Radio Shabelle.
Posteriormente, un trabajador del Ministerio de Finanzas ha sido tiroteado en otro mercado, en este caso en el barrio de Sey Piano, cuando estaba recaudando impuestos de varios mercaderes y tiendas del lugar, tal y como ha recogido la emisora Radio Garowe.
En un tercer suceso, un grupo de hombres armados han atacado con granadas una oficina gubernamental en la capital, matando a un soldado e hiriendo a otro.
Por otra parte, una bomba ha estallado al paso de un convoy de las tropas de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) en Arbacow, en los alrededores de Mogadiscio.
Residentes citados por Radio Shabelle han denunciado que una mujer ha muerto después de que los soldados de la misión abrieran fuego tras la explosión, lo que no ha sido confirmado por la AMISOM.
Por el momento ningún grupo ha reclamado la autoría de los ataques, si bien la milicia islamista Al Shabaab --vinculada a la organización terrorista Al Qaeda-- ha perpetrado decenas de atentados en el país en los últimos meses.
Al Shabaab ha incrementado en las últimas semanas sus ataques en el país, tras expresar en febrero su rechazo a la elección de Mohamed Abdullahi Mohamed como presidente de Somalia, prometiendo "combatirle durante sus cuatro años de mandato".
El presidente somalí, conocido como 'Farmajo', declaró recientemente el estado de guerra en todo el país y dio a Al Shabaab un plazo de 60 días para participar de una amnistía, pero los milicianos lo han rechazado.