Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Eres mi hermano y te quiero" El día que Muhammad Ali salvó a un hombre del suicidio

Mohammad AliBellmann Archive

"Tú eres mi hermano. Te quiero y no te mentiría", con estas palabras el tres veces campeón del mundo de boxeo, Muhammad Ali, se dirigió al hombre que había amenazado con lanzarse al vacío desde un noveno piso de un edificio de Los Ángeles, un heróico hecho que estos días vuelve a ser recordado tras la muerte del deportista. 

Muhammad Ali se encontraba en la ciudad de Los Ángeles el día que un joven de 21 años se propuso quitarse la vida desde el noveno piso de un edificio de la ciudad. Ni la policía ni los psicólogos pudieron convencerle. Sin embargo, el boxeador se enteró de la situación y, según relatan las crónicas del momento, vestido con su traje de corbata, corrió a ayudar, conduciendo incluso en sentido contrario para ganar tiempo. 
Cuando llegó a la escena, se ofreció a la policía como voluntario para tratar de disuadir al suicida. Así que subió al noveno piso y, asomándose desde la ventana contigua, le habló: "Eres mi hermano. Te quiero y no te mentiría. Tienes que escucharme. Quiero que te vengas a casa conmigo y que conozcas a algunos de mis amigos".
Según rememora la publicación Daily Mail, durante los 20 tensos minutos que duró la conversación, el hombre, originario de Míchigan, le dijo que nadie le quería: "¿Por qué te preocupas por mí? Yo no soy nadie"", le respondió. 
Después, Ali repasaría la conversación: "Yo le dije que sí era alguien. Él me vio llorando y no se podía creer que yo estuviera haciendo eso, que me preocupara por él". Ali también le dijo al hombre: "Si saltas irás al infierno porque no tendrás opción de arrepentirte".
Finalmente, el joven cedió y fue puesto a salvo. Poco después salía del edificio acompañado de Muhammad Alí quien lo llevó a comisaría y después a un hospital psiquiátrico, a donde fue a visitarle posteriormente.