Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Musaví: "No tengo miedo a morir"

El líder del movimiento verde de oposición iraní, Mir Husein Musaví, ha advertido al régimen de que el país "está sumido en una grave crisis" y que su encarcelamiento o muerte no la frenará. En un comunicado divulgado a través de su página web, "Kalamé" el ex primer ministro y principal candidato derrotado en las elecciones del pasado 12 de junio se dice dispuesto a morir por la causa. El sobrino de Musaví murió en los enfretamientos del pasado domingo según fuentes opositoras.
"Quiero dejar claro que una orden de ejecución, asesinato o encarcelamiento no resolverá la situación.... No tengo miedo a morir en favor de las demandas del pueblo", ha explicado Musaví, según la nota. Irán es escenario de una crisis política y social desde la reelección hace seis meses del presidente, Mahmud Ahmadineyad, en unos polémicos comicios cuyo resultado la oposición ha calificado de "fraudulentos".
El pulso se agravó la semana pasada después de que al menos ocho personas, según cifras oficiales, murieran en enfrentamientos entre las Fuerzas de Seguridad y grupos de oposición durante el día de "Ashura", la fiesta más sagrada del calendario religioso chií.
Durante las protestas de Ashura, reprimidas con violencia, fueron detenidas además 500 personas, de las que 300 permanecen aún en prisión, entre ellas más de una docena de destacados activistas de la oposición. El Ministerio de Inteligencia ha acusado de los disturbios a grupos "antirrevolucionarios" y a "extranjeros" mientras que la Policía ha reiterado que a partir de ahora la tolerancia con los que protestan en las calles "será cero".
Además, varios Ayatolá adscritos al sector más duro del estamento religioso han advertido a los líderes de la oposición que si no piden disculpas será acusados de "Mohareb" (enemigos de Dios), un delito que la jurisprudencia iraní castiga con la pena capital. El miércoles, cientos de miles de personas movilizadas por el Gobierno salieron a las calles del país para expresar su apoyo al régimen y exigir el arresto y un castigo ejemplar para los denominados "líderes del a conspiración".
Musaví ha precisado que "Irán esta sumida en una seria crisis" y que "las duras demandas... crearán un alzamiento interno", antes de pedir la libertad de todos los presos políticos y demandar un cambio en la ley electoral. CGS