Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nasralá asegura que la muerte de Badreddine "sólo añade determinación" a Hezbolá para seguir la lucha

El secretario de Hezbolá, Hasán Nasralá, ha asegurado este viernes que el martirio de los líderes de la resistencia y la sangre casta de su líder militar, Mustafá Badreddine, "sólo añade determinación" al partido-milicia chií libanés a continuar en la batalla "debido a la fe en la Justicia y en la próxima victoria".
En un discurso televisado por la cadena de televisión libanesa Al Manar, vinculada al grupo, Nasralá ha asegurado que la lealtad de Hezbolá a los líderes y mártires y su confianza en la victoria "frustrará este destructivo proyecto 'takfiri' --un término que se usa para referirse a los apóstatas, aunque es la denominación que prefieren a la hora de señalar a grupos islamistas suníes-- americano, sionista, saudí...".
"Fracasarán en su intento por controlar Siria y la región, y ese proyecto se destruirá en Siria", ha indicado.
Tras ofrecer sus condolencias a la familia del líder militar, Nasralá ha definido a Braddredine como "uno de los primeros en unirse a la resistencia" libanesa, y ha resaltado todos sus logros por el grupo.
"'Zulfikar' --alias de Badreddine-- directamente lideró a las unidades de Hezbolá en Siria", ha relatado. "Primero, le prohibí ir allí en persona y le pedí que liderara la batalla desde Líbano, pero después de insistir, le dejamos ir a la zona fronteriza, pero no al país", ha añadido.
"Después, el mártir insistió en entrar en el país, negándose a dirigir la batalla desde la distancia, y desde entonces, ha pasado la mayor parte de su tiempo en Siria", ha añadido Nasralá.
Baddredine, líder militar del grupo, murió la semana pasada a causa de un bombardeo del Ejército israelí en los alrededores del aeropuerto de la capital de Siria, Damasco.
LUCHA CONTRA LOS 'TAKFIRI'
Nasralá ha hecho hincapié en que a los "mártires de la resistencia" no les importa si están en Líbano o si están en suelo palestino, sirio o iraquí. "No hacen diferencia si la batalla es una y el enemigo es otro. Tenemos muchos mártires en Siria que han estado en posiciones significativas, pero que no salen en los medios porque no son figuras polémicas. Hay una campaña contra Hezbolá y sus figuras, su dignidad y su moral", ha critica el secretario del grupo.
Ha subrayado que los "hechos en terreno" revelan "la responsabilidad de los grupos 'takfiri' en la muerte de 'Zulfikar'", y ha indicado que "cuando los hechos muestran la responsabilidad del enemigo sionista en alguna operación", el grupo no puede esconder.
HEZBOLÁ CONTRA AL ASSAD
Badreddine, de 55 años de edad, se hizo cargo de las operaciones militares de Hezbolá después de la muerte en 2008 de Imad Mughniye --que era además su cuñado--, en un ataque también atribuido al Ejército de Israel.
El alto cargo de Hezbolá es además una de las personas imputadas por el Tribunal Especial para Líbano (TEL) por su presunta responsabilidad en el asesinato en 2005 del exprimer ministro libanés Rafik Hariri en un atentado con bomba en la capital, Beirut.
Según las informaciones disponibles, Badreddine habría viajado a Siria para encabezar las operaciones militares de la milicia en el marco del conflicto en el país árabe, donde el grupo respalda al Gobierno de Bashar al Assad.
En su discurso, Nasralá ha criticado que Arabia Saudí esté exigiendo "una nueva doctrina" y "elecciones presidenciales anticipadas" en Siria, algo que el secretario de Hezbolá se pregunta si Riad lleva a cabo.
"Arabia Saudí exige reformas y libertades en Siria, pero ¿alguien se atreve a pedir reformas en Arabia Saudí", ha afirmado. "Allí dan mil latigazos al que se atreve a escribir a alguien en Twitter", ha añadido.