Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Neves solicita que no haya dispersión porque aún está "a mitad de la travesía"

El candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) a la Presidencia de Brasil, Aécio Neves, ha expresado su gratitud después de que los brasileños le hayan permitido competir en la segunda vuelta, pero ha advertido que no tiene que haber dispersión porque aún está "a mitad de la travesía", parafraseando las palabras de su abuelo, Tancredo Neves, cuando fue investido presidente.
Neves no ha querido hablar de posibles alianzas, y preguntado por un eventual apoyo socialista por parte de la viuda de Eduardo Campos, Renata Campos, ha remarcado que esperará a este lunes para hablar de pactos. Además, ha avanzado que su campaña tendrá un tono positivo: "Mi campaña no es contra nadie, es a favor de Brasil (...) yo no hago política del miedo", ha dicho.
A pesar de que la actual presidenta, Dilma Rousseff, ha ganado las elecciones con el 41,53 por ciento de las papeletas, el otro gran triunfador de la jornada ha sido Neves, que ha tenido un 33,63 por ciento de los votos y ha conseguido desbancar a Marina Silva (Partido Socialista de Brasil) en los últimos días de campaña.
La exsenadora, a la que las encuestas apuntaban como potencial rival de Rousseff en la segunda vuelta, cayó drásticamente en los últimos días y se ha quedado en el 21,29 por ciento de los votos, quedando fuera del 'balotaje'.
En sus primeras palabras tras conocerse los resultados, Neves ha asegurado que su proyecto político ya no es un proyecto de un partido, sino "de todos los brasileños", y ha añadido que se siente honrado por representar las ansias de cambio que han demostrado los electores.
Además, ha tenido unas palabras de agradecimiento especial para el sector agropecuario, sin el cual, ha dicho, el exiguo crecimiento de Brasil en los últimos meses hubiera sido aún peor.
Su discurso ha sido breve, pero ha servido para evidenciar que la lucha por la presidencia en el segundo turno del próximo 26 de octubre acaba de empezar. "No voy a parar ni un minuto, mañana ya es día de campaña", ha dicho. Neves ha seguido los resultados desde Belo Horizonte, pero mañana ya viajará a Sao Paulo para planificar esta nueva etapa con su partido.