Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueva purga en la Policía de Ankara con el despido o recolocación de 470 agentes

El Gobierno de Turquía ha llevado a cabo este miércoles una nueva purga en la Policía tras el escándalo de corrupción y sobornos desatado el 17 de diciembre con el despido o la recolocación en sus cargos de alrededor de 470 agentes de la Policía de Ankara y dos subjefes y diez directores de departamento en Izmir, según ha informado el diario turco 'Hurriyet'.
La decisión ha llegado apenas un día después de que un total de 96 jueces y fiscales fuesen recolocados en sus puestos, en lo que supuso la mayor remodelación en la historia del país desde su establecimiento como república en 1923.
Entre los cargos afectados por la decisión están jueces y fiscales que participaron en los juicios por los casos 'Balyoz' y 'Ergenekon', en los que cientos de generales fueron condenados por participar en complots para derrocar el Gobierno.
El anuncio tuvo en la misma jornada en la que la Unión Europea (UE) dejó claro al primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, que la independencia judicial y la separación de poderes son criterios fundamentales para poder entrar en el bloque, al tiempo que confió en que su Ejecutivo aborde "rápidamente" las preocupaciones europeas por la reforma judicial en Turquía que podrían limitarlos.
El Ejecutivo de Erdogan se ha visto debilitado desde que a mediados de diciembre las autoridades del país detuvieron a destacados empresarios afines a Erdogan y los hijos de tres ministros, que se vieron obligados a dimitir, por un escándalo de corrupción.
Ankara ha cesado y reasignado desde entonces a cientos de policías, jueces y fiscales responsables de la investigación y además ha promovido una reforma judicial para transferir el poder de nombrar jueces y fiscales del Consejo Supremo de Jueces y Fiscales al ministro de Justicia, visto como un intento de limitar la independencia judicial en el país.
"Hemos seguido estos acontecimientos de cerca y he transladado hoy las preocupaciones europeas al primer ministro Erdogan", explicó el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en rueda de prensa conjunta con Erdogan y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, al término de los encuentros que han mantenido.
Por su parte, Erdogan dejó claro que "nadie puede cuestionar" la necesidad de que haya separación de poderes. "Sin embargo estos poderes no pueden interferir en uno con el otro (...) o se pierde calidad democrática", insistió, agregando que "la judicatura no debe ir más allá de sus misiones definidas y mandato".