Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ONG condenan el asesinato de una activista hondureña y exige la investigación del caso

Varias ONG han condenado el asesinato de la activista hondureña Berta Cáceres y han exigido al Gobierno la investigación inmediata de lo hechos en un comunicado publicado este jueves.
Según la ONG Ecologistas en Acción, Cáceres, representante del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) y defensora de los Derechos Humanos y el medio ambiente, fue asesinada este jueves en su casa en Intibucá, mientras dormía, a manos de hombres armados que aún no han sido identificados.
La organización han señalado al Gobierno como culpable de su muerte y ha asegurado que la activista "ha sido asesinada por un Estado que resguarda los intereses del capital local, de las empresas trasnacionales que han querido adueñarse de los territorios y de los bienes comunes".
En el escrito ha recordado que, según un informe elaborado por la ONG Global Witness, 111 activistas ambientalistas fueron asesinados en Honduras entre 2002 y 2014, y que, según datos de la ONG hondureña ACI-Participa (Asociación para la Participación Ciudadana en Honduras), más del 90 por ciento de los asesinatos y los abusos de los Derechos Humanos en Honduras siguen sin resolverse.
La organización ha exigido al Gobierno que se investiguen los asesinatos y que se suspendan todos los proyectos denunciados por los defensores de Derechos Humanos, entre ellos, los proyectos hidroeléctricos Agua Zarca, en el río Blanco, y Blue Energy, en el río Cangel. Además, ha pedido que se retiren los proyectos donde se denuncian violaciones de los Derechos Humanos.
La ONG para el Desarrollo se ha sumado a la condena del asesinato de Cáceres, y ha instado al Estado a promover "políticas que garanticen la protección a las personas que defienden los Derechos Humanos".