Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU insta al Movimiento del Sur a volver a la Conferencia Nacional

El enviado especial de Naciones Unidas a Yemen, Jamal Benomar, ha instado este domingo al Movimiento del Sur (Al Harak) a volver a la Conferencia Nacional para garantizar el éxito de la transición política del país árabe.
Benomar ha criticado el llamamiento de los líderes de Al Harak a boicotear la Conferencia Nacional hasta conseguir un acuerdo satisfactorio sobre el estatus del sur de Yemen, al considerar que con ello amenazan el resultado final.
Así, el funcionario de la organización internacional ha urgido a todos los partícipes en la Conferencia Nacional a cumplir con sus obligaciones "sin más dilaciones ni chantajes políticos", de acuerdo con el diario 'Yemen Post'.
Benomar también ha reiterado su apoyo y el de la ONU al presidente yemení, Abdo Rabbo Mansour Hadi, para finalizar con éxito el proceso de reconciliación nacional, a pesar de los muchos desafíos que --ha subrayado-- todavía afronta el país.
El pasado mes de mayo, el líder de Al Harak, Ahmed bin Fardi al Suraima, anunció su retirada definitiva de la Conferencia Nacional al considerar que los participantes "no están abordando el derecho a la autodeterminación".
Al Suraima, líder histórico del movimiento independentista, regresó a Yemen a finales del año pasado, después de pasar una década exiliado en Omán, y aceptó unirse a la Conferencia Nacional, a pesar de su negativa inicial.
Al Suraima condicionó su participación a que el Gobierno contemplara la secesión del sur como una opción real, mientras que él se comprometió a tener en cuenta otras alternativas, como el federalismo o la semiautonomía.
El pasado 20 de agosto, los líderes de Al Harak anunciaron que, tras reunirse durante varios días en Adén, la antigua capital de Yemen del Sur, habían decidido que "no volverán a la Conferencia Nacional en la fase actual".
"Si volvemos a Saná, no será para participar en la Conferencia Nacional, sino para discutir el futuro del sur con todas las partes implicadas", dijeron en declaraciones recogidas por el rotativo panárabe 'Asharq al Awsat'.
SALIDA DE AL ISLÁ
El pasado mes de marzo, varios líderes de la opositora Congregación Yemení por la Reforma (Al Islá) también abandonaron la Conferencia Nacional, en señal de protesta por lo que consideran una representación injusta de los jóvenes que impulsaron la revolución de 2011.
Al Islá fue uno de los primeros partidos yemeníes en apoyar la sublevación popular de 2011, incluso llegó a usar su influencia política y militar para proteger a los jóvenes revolucionarios de la represión de las fuerzas gubernamentales.
Al Islá es una coalición opositora integrada por la rama yemení de Hermanos Musulmanes, liderada por Mohammed Qahtan; la confederación tribal de Abdulá ibn Husayn al Ahmar, al que ha sucedido su hijo Sadeq; y el movimiento salafista yemení, encabezado por Abdul Majeed al Zindani.
CONFERENCIA NACIONAL
La Conferencia Nacional comenzó el pasado 19 de marzo, en medio de fuertes críticas al proceso de transición política iniciado en noviembre de 2011 y de una gran inseguridad que dejó varias víctimas mortales en las provincias meridionales.
La Conferencia Nacional es parte del acuerdo auspiciado por el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), con el que las fuerzas yemeníes pusieron fin a un año de protestas populares contra el Gobierno de Alí Abdulá Salé y sentaron las bases de la transición política.
El principal objetivo de la Conferencia Nacional es que las fuerzas yemeníes lleguen a un acuerdo inclusivo para redactar una Constitución, que debería estar lista este año, y dar lugar a la celebración de elecciones presidenciales y legislativas en 2014.
De este encuentro nacional se espera también una respuesta consensuada a las aspiraciones secesionistas de las provincias meridionales, a la reparación de las víctimas de la guerra de Saada (2004), a los derechos de las mujeres y a las reformas gubernamentales para combatir la corrupción.