Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU alerta de que Sudán del Sur se encuentra "al borde de una catástrofe humanitaria"

El subsecretario general para Operaciones de Paz de Naciones Unidas, Edmond Mulet, ha advertido este miércoles de que Sudán del Sur se encuentra "al borde de una catástrofe humanitaria y un prolongado conflicto interno".
"Es una crisis causada por el hombre y aquellos responsables de ella han estado muy lentos para resolverla", ha dicho, antes de resaltar los continuos enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y las del Movimiento de Liberación del Ejército Popular de Sudán (SPLM/A).
Asimismo, ha detallado que estos enfrentamientos han sido especialmente cruentos en el condado de Maban, ubicado en el estado de Alto Nilo, en los que han muerto varios trabajadores humanitarios.
En este sentido, Mulet ha explicado que "las acciones violentas de una milicia local en ese condado han llevado al personal de la ONU y de otras organizaciones humanitarias a buscar protección, al tiempo que han provocado el desplazamiento de miles de civiles".
Mulet ha dicho que la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en la República de Sudán del Sur (UNMISS) "continúa afrontando restricciones de movimiento por parte del Ejército", si bien ha matizado que, pese a ello "sigue ofreciendo protección a más de 95.000 desplazados en las instalaciones de Bentiu, Yuba y Malakal".
Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha expresado su preocupación por la situación y ha condenado el asesinato de cinco trabajadores humanitarios en Maban. Ban ha pedido a las autoridades que investiguen estos sucesos y lleven a los responsables ante los tribunales.
El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas advirtió a mediados de julio de que está dispuesto a considerar las "medidas adecuadas" contra las partes en conflicto en Sudán del Sur en caso de que no pongan fin a la violencia y negocien un Gobierno de transición.
La ONU y la Unión Europea (UE) ya han impuesto sanciones a los líderes militares de ambas partes, si bien la embajadora estadounidense ante el organismo internacional, Samantha Power, detalló que el Consejo de Seguridad consideraría imponer nuevas sanciones a otros individuos.
El pasado mes de diciembre estallaron en Sudán del Sur enfrentamientos entre soldados leales al presidente, Salva Kiir, de etnia dinka, y partidarios del exvicepresidente Riek Machar, de etnia nuer. Desde entonces, se estima que ha habido miles de muertos y más de 1,3 millones de sursudaneses se han visto obligados a abandonar sus hogares.
La Autoridad Intergubernamental de Desarrollo (IGAD) --un bloque integrado por Etiopía, Kenia, Somalia, Sudán, Uganda, Yibuti, Eritrea y Sudán del Sur--, afirmó en junio que Kiir y Machar habían acordado poner fin a los combates y completar las negociaciones de paz en 60 días, tras lo que se crearía un Gobierno de unidad.
El Consejo de Seguridad duplicó el número de 'cascos azules' desplegados en el país hasta los 12.500, a los que se suman 1.323 agentes de policía, si bien por el momento sólo han llegado al país 8.100 militares.