Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU aclara que la bomba que mató a decenas de refugiados no cayó en una escuela

En la imagen, un niño que junto a miles de familias de palestinos desplazados se refugiaron en la escuela de Naciones Unidas en Beit Lahiya, en la franja de Gaza el pasado 17 de enero. EFE/Archivotelecinco.es
La bomba de la aviación israelí que mató a decenas de refugiados el pasado 6 de enero en la franja de Gaza no golpeó una escuela de la ONU, como habían señalado en principio los funcionarios de la organización, sino que cayó fuera del recinto.
"Nosotros siempre dijimos que la bomba, que mató alrededor de una treintena de personas, había caído en la calle, fuera de nuestra escuela", dijo hoy a Efe Christopher Gunnes, portavoz Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA).
El error, según Gunnes, procede de otra agencia de la ONU, la Oficina de Coordinación para Asuntos Humanitarios (OCHA), que indicó en uno de sus informes de situación semanales que la bomba había caído en el interior de la escuela, algo que "corrigieron posteriormente en cuanto se dieron cuenta del fallo".
Esta semana, Maxwell Gaylord, coordinador humanitario de la ONU para Oriente Medio, declaró en Jerusalén que deseaba "clarificar que la bomba y las muertes que produjo tuvieron lugar fuera y no dentro de la escuela".
Los fallecidos -que según fuentes médicas palestinas fueron 46- eran desplazados palestinos que se refugiaban en la escuela Al Fakhoura de la UNRWA, en el campo de desplazados de Yebalia, pero que en el momento del impacto se encontraban fuera del recinto.
El incidente tuvo lugar después que varios ataques israelíes golpeasen otros blancos de Naciones Unidas en la franja, como su sede en Gaza capital, una escuela en esa ciudad y otra en la localidad de Beit Lahía, en las que murieron cinco personas y otras 14 resultaron heridas.
La UNRWA llegó incluso a suspender sus actividades de reparto de ayuda humanitaria en Gaza durante un breve plazo después de que uno de sus convoyes humanitarios fuese atacado y falleciese el conductor de uno de los camiones.