Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU denuncia cartas amenazadoras a cooperantes en Sudán del Sur

Trabajadores humanitarios han recibido cartas amenazadoras en Sudán del Sur, uno de los países más peligrosos para las agencias de ayuda, según ha denunciado este jueves en un comunicado el coordinador Humanitario de la ONU en el país africano, Mahimbo Mdoe.
"Los cooperantes están trabajando incansablemente en Sudán del Sur con el único objetivo de salvar vidas y aliviar el sufrimiento de los civiles atrapados en el conflicto y en circunstancias desesperadas", ha subrayado Mdoe en un comunicado.
"Es absolutamente inaceptable que los trabajadores humanitarios, que se ponen ellos mismos en peligro cada día para ayudar a otros, sean sometidos a discriminación, amenazas y violencia", ha añadido, precisando que las cartas amenazadoras han llegado en Bor, en el estado de Jonglei; Torit, en el estado de Equatoria Oriental, y Mankien, en Unidad.
En este sentido, el coordinador humanitario ha pedido a todas las autoridades que garanticen la seguridad de los trabajadores humanitarios en las zonas que controlan y que trabajen para evitar futuras amenazas en su contra.
Mdoe ha agradecido a las autoridades de Bor, Torit y Mankien las medidas que ya ha tomado para abordar estas amenazas y ha defendido que los trabajadores humanitarios deben poder "llegar a las personas necesitadas" en el país "independientemente de su lugar de origen, etnia, tribu o cualquier otra característica".
"Pido a todos aquellos con influencia que reiteren su respeto por los cooperantes y que adopten acciones rápidas para evitar que tales amenazas vuelvan a surgir en el futuro", ha remachado el coordinador humanitario.
Según el último informe de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) en Sudán del Sur, las cartas con amenazas recibidas en estos puntos del país han sido contra cooperantes procedentes de otras regiones, a los que se pedía que abandonaran su labor. Desde octubre de 2016 no se habían registrado este tipo de cartas amenazadoras.
Por otra parte, el informe indica que en junio se registraron 46 casos de violencia contra personal o bienes de organizaciones humanitarias, frente a los 29 de mayo.
Al menos 24 recintos humanitarios, incluidas oficinas, residencias y almacenes, fueron atacados con el resultado del saqueo de suministros humanitarios y el robo de pertenencias del personal. Además, hubo al menos 20 incidentes de robo o emboscada de vehículos que viajaban para realizar evaluación humanitaria y misiones de respuesta.