Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU denuncia nuevos casos de abuso de menores por parte de fuerzas de paz en RCA

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha expresado este viernes su preocupación por las informaciones de nuevos casos de abusos de menores en República Centroafricana (RCA), en esta ocasión a manos de efectivos de las fuerzas de la misión europea y francesa.
Estos casos se produjeron principalmente en 2014, pero no se han conocido hasta las últimas semanas. Anteriormente, la ONU había informado también de presuntos abusos por parte de efectivos de la Misión de Naciones Unidas en el país (MINUSCA), que están siendo investigados por el organismo.
En un comunicado, la oficina de Zeid ha explicado que un equipo conjunto de la ONU entrevistó recientemente a varias niñas que dijeron que habían sufrido abusos sexuales o explotación por parte de soldados extranjeros.
Cuatro de ellas, de entre 14 y 16 años cuando se produjeron los hechos, dijeron que quienes abusaron de ellas formaban parte de la operción de la UE en el país, EUFOR/RCA, dos de las cuales indicaron que habían sido violadas, mientras que las dos recibieron dinero a cambio de mantener relaciones sexuales con los militares. Según el comunicado, tres de las menores creen que sus abusadores eran miembros del contingente georgiano.
Además, personal de Derechos Humanos de la ONU entrevistó a un niño y una niña, de 7 y 9 años respectivamente en 2014, que presuntamente sufrieron abusos a manos de miembros de la misión francesa, Sangaris. En el caso de la niña, practicó sexo oral a cambio de una botella de agua y una bolsa de galletas. Ambos menores aseguraron que otros niños también habían sufrido abusos similares por parte de soldados franceses.
Estos seis casos, según la ONU, se produjeron dentro o en los alrededores del campo para desplazados internos de M'Poko, situado junto al aeropuerto de Bangui.
LAS AUTORIDADES SE COMPROMETEN A INVESTIGAR
Según el comunicado, Zeid abordó estos casos la semana pasada con responsables europeos, georgianos y franceses, así como con otro país en relación a una denuncia similar para la que hace falta corroboración adicional. En los cuatro casos, transmitieron al responsable de la ONU que ya se han iniciado investigaciones o remitido los casos a las autoridades judiciales competentes.
Zeid ha reclamado que "estas acusaciones extremadamente graves sean investigadas de forma urgente" y se ha mostrado esperanzado por la respuesta recibida de los responsables consultados. "Demasiados de estos delitos siguen sin castigar, con los autores gozando de plena impunidad", ha lamentado, incidiendo en que "esto alienta más violaciones".
"Los estados tienen una obligación de investigar, procesar y garantizar que las víctimas reciben la reparación que les corresponde. A medida que surgen más casos, que implican cada vez más a más contingentes, también está claro que todas las fuerzas militares extranjeras, ya sean de la ONU o no, deben adoptar acciones más fuertes y efectivas para evitar nuevos abusos y explotación, y no solo en RCA", ha añadido.