Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU expresa su preocupación por el aumento de la aplicación de la ley de lesa majestad tras el golpe

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH) ha expresado este martes su "gran preocupación" por la aplicación de la legislación tailandesa para perseguir los actos de difamación contra la Corona, asegurando que tendrá un impacto negativo sobre la libertad de expresión.
La portavoz del organismo, Ravina Shamdasani, ha indicado que desde el golpe de Estado del 22 de mayo se han abierto al menos trece nuevos casos, mientras que otros en los que no se habían presentado cargos han sido revisados.
"Estas medidas se unen a la tendencia de restricciones crecientes a la libertad de expresión en Tailandia", ha advertido, recordando que la semana pasada fueron detenidos dos estudiantes universitarios por participar en octubre de 2013 en una obra de teatro sobre un monarca que era manipulado por su asesor.
A ellos se suma el caso de Plutnarin Thanaboroboonskuk, quien fue acusado y condenado en julio a 15 años de cárcel por varios mensajes que publicó en la red social Facebook.
Asimismo, Yuthasak Kangwanwongsakul, un conductor de taxi, fue condenado a dos años y medio de cárcel bajo esta ley por una conversación que sostuvo con un cliente.
"Estamos preocupados ante la posibilidad de que se presenten nuevos cargos y se anuncien nuevas sentencias en las próximas semanas", ha dicho Shamdasani. "Reiteramos nuestro llamamiento a las autoridades militares para que garanticen que Tailandia cumple sus obligaciones con el Derecho Humanitario", ha agregado.
En este sentido, ha remachado que "la amenaza del uso de las leyes de lesa majestad se agrega a los efectos negativos sobre la libertad de expresión observados tras el golpe, y amenaza con acabar con un debate fundamental sobre asuntos de interés público".