Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU aplaude la reactivación de la ayuda de EE.UU. a los programas de población

El Fondo de Naciones Unidas para la Población (UNFPA) aplaudió hoy la restauración de la ayuda financiera de EE.UU. a los programas de la agencia para fomentar la salud materna, los derechos de la mujer y la igualdad de género.
El mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, firmó el miércoles una ley presupuestaria en la que se incluye una contribución de 50 millones de dólares para la agencia de la ONU, que no recibía financiación estadounidense desde 2002.
"Aplaudimos calurosamente la acción del presidente Obama, que subraya su respaldo a la protección de la vida y la dignidad de las mujeres y las niñas en los países más pobres", dijo en un comunicado la directora de UNFPA, Thoraya Ahmed Obaid.
La responsable del Fondo de Naciones Unidas indicó que el apoyo financiero estadounidense permitirá a su agencia seguir adelante con proyectos relacionados con la salud materna y reproductiva en las naciones más pobres del mundo.
Entre las iniciativas beneficiadas se encuentran el adiestramiento de comadronas, la entrega de material a clínicas, la prevención del VIH/Sida entre los jóvenes y el tratamiento de la fístula obstétrica, que afecta a casi 100.000 mujeres cada año.
Obama abrió la posibilidad de reactivar la financiación de organizaciones como UNFPA el pasado 23 de enero con la firma de una orden ejecutiva por la que levantó el veto impuesto por su predecesor, George W. Bush, a la financiación de grupos que practican o informan sobre el aborto en el extranjero.
La concesión o no de fondos gubernamentales a los grupos pro aborto en el exterior ha sido un asunto contencioso en las últimas administraciones estadounidenses, que los han autorizado durante mandatos demócratas y prohibido durante los republicanos.
Esta prohibición, que se conoce como "la política de la Ciudad de México", porque se anunció en una conferencia de la ONU celebrada en esa metrópoli en 1984, representó una de las piedras angulares de la política social de Ronald Reagan.
Los críticos de la "política de México" alegan que las restricciones han limitado sobremanera la financiación de grupos humanitarios que ofrecen servicios de planificación familiar y sanitarios y lo que acaban causando es que las mujeres tengan que recurrir a abortos ilegales y en condiciones poco seguras.
Los defensores de la medida niegan que haya causado un aumento de los abortos ilegales en el exterior.
Washington destina cerca de 400 millones de dólares en asistencia a la planificación familiar en 53 países, según los datos de la Agencia de Cooperación Internacional de EE.UU. (USAID).