Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OTAN pacta desarrollar más medidas para reforzar defensa colectiva, incluidos refuerzos militares en el este

Los aliados suspenden la cooperación práctica civil y militar con Rusia y acuerdan reforzar la cooperación con Ucrania
Los ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN han acordado este martes pedir a las autoridades militares que desarrollen "medidas adicionales" de forma "urgente" para reforzar la defensa colectiva que "podrían incluir posibles despliegues y refuerzos de los activos militares en los países del Este de la Alianza" en respuesta a las preocupaciones de la crisis en Ucrania tras la anexión de Rusia de Crimea, según ha explicado una fuente de la Alianza Atlántica.
Las fuentes han avanzado que los activos pretenden reforzar la defensa colectiva por mar, aire y tierra sin especificar si ello incluye tropas sobre el terreno, tal y como ha reclamado el ministro de Defensa polaco, Radowslaw Sikorski.
Los Veintiocho también han acordado que entre estas medidas podrían incluir "una posible revisión de los planes de entrenamiento y ejercicios en el futuro próximo, un posible aumento del nivel de la fuerza de respuesta rápida de la OTAN y una posible actualización de los planes de defensa para protegerá los aliados", según ha precisado una fuente de la OTAN.
El comandante supremo aliado en Europa, general estadounidense Philip Breedlove, preparará el paquete de medidas "en las próximas semanas", según la misma fuente. Fuentes diplomáticas han precisado que la idea es tomar decisiones "pronto", en abril.
"En la actual situación, la Alianza ya ha tomado pasos para demostrar la solidaridad y reforzar su capacidad para anticipar y responder rápido a cualquier cambios para la seguridad de la Alianza. Continuaremos aportando un refuerzo apropiado y una garantía visible de la cohesión de la OTAN y compromiso con la disuasión y defensa colectiva contra cualquier amenaza de agresión a la Alianza", han dejado claro los ministros de Exteriores aliados en el comunicado pactado.
Los Veintiocho han decidido "suspender toda la cooperación práctica civil y militar entre la OTAN y Rusia" aunque mantiene que el diálogo político en el marco del Consejo OTAN-Rusia "puede continuar" a nivel de embajadores o superior para permitir el intercambio de opiniones, especialmente sobre la crisis en Ucrania, respaldando así la decisión de sus embajadores el mes pasado.
Los aliados han condenado de nuevo la intervención militar "ilegal" rusa en Ucrania y la anexión "ilegítima e ilegal" de Crimea y han vuelto a pedir a Moscú "pasos inmediatos" para cumplir sus obligaciones internacionales y para implicarse "inmediatamente" en un diálogo con Ucrania para una solución política y diplomática "que respete el Derecho Internacional y las fronteras internacionalmente reconocidas de Ucrania", al tiempo que han dejado claro que Rusia ha "violado gravemente la confianza en la que se debe basar nuestra cooperación".
Los Veintiocho también han acordado intensificar la cooperación con Ucrania y poner en marcha "medidas inmediatas y a largo plazo para reforzar la capacidad de Ucrania de garantizar su propia seguridad" tras reunirse con el ministro de Exteriores ucraniano, Andriy Deshchitsia.
En la declaración conjunta pactada entre la OTAN y Ucrania, los aliados han precisado que intensificarán su cooperación con Ucrania y promoverán las reformas en defensa "incluido a través de la consolidación de la capacidad y programas de desarrollo de capacidades". "Los aliados de la OTAN también han reforzado la Oficina de Enlace de la OTAN en Kiev con expertos adicionales", precisan en la declaración.
También han prometido que seguirán trabajando con el Gobierno, el Parlamento y la sociedad civil para "reforzar el control civil sobre las fuerzas armadas" ucranianas y los sectores de seguridad.
Además, han instado a Moscú a "abstenerse de cualquier interferencia y acciones agresivas adicionales en Ucrania" y que "respete" la soberanía, independencia y estabilidad de Ucrania, al tiempo que han apoyado el despliegue de una misión de observadores de la OSCE a la exrepública soviética.