Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OTAN espera otro año "difícil" en Afganistán pero no volverá a un papel de combate

Ghani promete una lucha "sin cuartel" contra el Estado Islámico y pide "paciencia estratégica" en las negociaciones de paz
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha augurado que 2016 será otro año "difícil" de combates en Afganistán tras recordar que 2015 ya fue "difícil", aunque las fuerzas de seguridad afganas han logrado "asumir plenamente la seguridad en todo el país", y ha destacado en todo caso que la OTAN, que mantiene 13.000 militares en el país, vuelva a asumir un papel similar en el futuro.
"También espero que 2016 sea un año difícil", ha dicho en rueda de prensa conjunta en Kabul con el presidente afgano, Ashraf Ghani, el secretario general aliado en el marco de la vista sorpresa de dos días que ha hecho al país.
Preguntado por si la OTAN volverá a participar en operaciones de combate en Afganistán si vuelve a caer otra provincia bajo manos de la insurgencia, Stoltenberg ha explicado que los aliados y socios seguirán apoyando en el futuro a las fuerzas afganas a través de la misión de entrenamiento, asesoramiento y asistencia Resolute Support y Estados Unidos mantiene "una presencia antiterrorista" en el país pero ha dejado claro que la OTAN no volverá a asumir un papel de combate directo en el país.
"No volveremos a una operación de combate", ha zanjado el exprimer ministro noruego, que ha insistido en que en 2015 las fuerzas afganas han demostrado que "son capaces de responder a las amenazas que los talibán y otros grupos están planteando a la seguridad del país" y en que juntos han logrado el principal objetivo de "impedir" que los grupos terroristas tengan "un santuario" en el país. "Eso no quiere decir que no haya grupos terroristas", ha dejado claro.
"Lo que sí haremos es ayudar a las fuerzas afganas a construir y desarrollar nuevas capacidades, como la fuerza aérea", que ha realizó más de 20.000 operaciones en 2015, más del doble que en 2014, ha explicado, recordando que los aliados no tomarán "decisiones" sobre la misión actual y la cooperación futura con Afganistán hasta más adelante, cuando se acerque la cumbre de la OTAN de julio en Varsovia, a la que asistirá el presidente afgano.
Stoltenberg también ha dejado claro que "el principal mensaje" de los aliados a Afganistán es la necesidad de que el país continúe con las reformas necesarias para combatir la corrupción en el país y mejorar los Derechos Humanos, incluido de las mujeres, porque ello será "clave" para que los aliados sigan aportando fuerzas militares y financiación para costear a las fuerzas afganas.
El presidente afgano ha reconocido que "el papel de no combate de la OTAN es firme" y trabajan con esto. "El grado de flexibilidad sería bienvenido", ha explicado Ghani, que ha insistido en que "no hay desacuerdo" entre ambas partes, ni en público ni en privado y que los objetivos son los mismos.
LUCHA "SIN CUARTEL" CONTRA EL ESTADO ISLÁMICO
Ghani ha prometido una lucha "sin cuartel" contra el Estado Islámico en la provincia de Nangarhar, donde tiene una fuerte presencia el grupo terrorista tras recordar que la provincia de Baghlan "ya ha sido limpiada" y ha defendido que una nueva división del Ejército afgano "está avanzando a la fase operativa" en Kunduz y, de forma más general, la mejora de la seguridad en casi todo el país aunque sigue habiendo "desafíos".
El presidente afgano, que ha subrayado el compromiso del Gobierno de unidad nacional con las reformas, incluido la lucha contra la corrupción y con el respeto de los Derechos Humanos, ha dejado claro que "el combate no es un objetivo en sí, lo es la estabilidad, la paz y la prosperidad" y ha insistido en implicar en las negociaciones de paz a quienes acepten "el mensaje de la paz", dejando claro que Al Qaeda y el Estado Islámico no pueden formar parte del "marco para la solución".
"Invitamos a aquellos estados y actores no estatales que están sosteniendo el conflicto a ver la lógica de la paz. Patrocinar a actores no estatales será un bumerán en su contra, como ha ocurrido en el pasado", ha avisado, en alusión al presunto apoyo paquistaní a los grupos insurgentes que encuentran santuario en el país vecino.
"Es demasiado pronto para decir que la paz no ha traído los resultados necesarios", ha avisado, insistiendo en la necesidad de tener "paciencia estratégica", al ser preguntado por el aplazamiento de las negociaciones de paz, que debían haber comenzado en marzo.
"El proceso de paz es otro elemento clave para la seguridad del país a largo plazo. Saludo las señales recientes de progreso", ha agregado Stoltenberg.