Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama dice que EE.UU. no reconoce la legitimidad de los asentamientos israelíes

El presidente de EE.UU., Barack Obama, aseguró hoy que su país no reconoce la legitimidad de los asentamientos israelíes, en el primer discurso de su mandato ante la Asamblea General de la ONU.
Obama, que se reunió el martes al margen de la Asamblea con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abás, sin lograr un acuerdo para el restablecimiento de las negociaciones entre las dos partes, indicó que para lograr la paz "aún es necesario hacer más".
Los palestinos deben "poner fin a la incitación contra Israel", declaró el mandatario estadounidense.
Por otro lado, Washington "sigue subrayando que EE.UU. no acepta la legitimidad de los asentamientos israelíes continuados", agregó.
En una reiteración de sus declaraciones tras la reunión trilateral del martes, Obama insistió en que "ha llegado el momento de relanzar las negociaciones, sin condiciones previas, sobre los asuntos del estatus final: la seguridad para israelíes y palestinos, las fronteras, los refugiados y Jerusalén".
La meta debe ser dos Estados que convivan en paz: un Israel seguro y un Estado palestino "viable e independiente, con territorio contiguo que ponga fin a la ocupación comenzada en 1967 y permita a los palestinos alcanzar su potencial".
Estados Unidos también buscará, indicó el mandatario, la paz entre Israel y Líbano, Israel y Siria y "una paz más amplia" entre Israel y sus vecinos.
Obama admitió que lograr este objetivo "no será fácil". Sin embargo, "debemos decidir si somos serios acerca de la paz o sólo hablamos de la boca para afuera", añadió.
Las partes deben estar dispuestas a declarar en público lo que reconocerían en privado, sostuvo.
Así, EE.UU. "no le hace ningún favor a Israel cuando dejamos de vincular nuestro compromiso inquebrantable con su seguridad a la insistencia de que Israel respete los derechos y reclamaciones legítimos de los palestinos".
Por otro lado, otros países "no hacen ningún favor a los palestinos cuando optan por ataques venenosos en vez de una voluntad constructiva de reconocer la legitimidad de Israel y su derecho a existir en paz y seguridad", declaró.
La solución al conflicto de Oriente Medio "concierne al derecho de cada ser humano de vivir con dignidad y seguridad" y por ello, prometió: "No flaquearé en mi búsqueda de la paz".
Tras el encuentro del martes, Obama instruyó a su enviado especial a la zona, George Mitchell, para que se reúna en Washington con representantes de ambas partes y continúe las negociaciones para restablecer el proceso de paz.
El plazo es hasta mediados de octubre, cuando la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, deberá informar sobre los progresos obtenidos.
La afirmación de Obama sobre los asentamientos israelíes se produce después de que en esa reunión el presidente estadounidense dejara de exigir, como había hecho en los últimos meses, la "congelación" y se refiriera a la necesidad de "refrenar" esas actividades.
Las autoridades palestinas exigen que Israel congele los asentamientos antes de poder proceder a las negociaciones de paz, mientras que Netanyahu considera que el destino de esos emplazamientos debe decidirse en las conversaciones.