Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama cuenta con el apoyo de los ciudadanos 100 días después de llegar a la Casa Blanca

Hasta el momento, lo que ha quedado claro, por todos los analistas, es que existe una diferencia abismal entre Obama y su antecesor, George W. Bush.

Y esto se ve reflejado, sobretodo, en las medidas adoptadas por el primero. Para empezar a los dos días de asumir el cargo (el 22 de enero de 2009) anunció el cierre de Guantánamo. Al tiempo que mantenía su promesa de retirar el grueso de las tropas de Irak.

También ha eliminado las restricciones impuestas por el Gobierno anterior sobre el uso de fondos públicos en los estudios con células madre embrionarias; ha tendido la mano al mundo musulmán; ha optado por un nuevo modelo educativo; por la reforma sanitaria; la renovación energética y una política exterior orientada hacia la alianza con los amigos y a la comunicación pacífica con los 'enemigos'. Ejemplo de ello es que ha intentado disminuir las tensiones con Cuba.

El tema de las torturas autorizadas a la CIA a raíz de los atentados del 11-S le ha llevado a un atolladero del que no sabe muy bien cómo salir. Y es que lo que Obama ha intentado es que los documentos que recogían esas prácticas saliesen a la luz sin convertir en una caza de brujas la búsqueda de responsables. A mitad de camino se ha encontrado con las criticas de ambos bandos: los republicanos hablan de estrategia partidista y los demócratas exigen que se llegue hasta el final del asunto.
Aunque, sin duda, lo que le ha traído más quebraderos de cabeza es la profunda crisis económica en la que está sumida el país y que tiene alcance mundial. Como solución, Obama ha optado por apoyarse en el gobierno federal y en el gasto público. Tanto es así que se ha llevado a cabo un plan de estímulo económico por valor de 787.000 millones de dólares.

Este será su 'talón de aquiles'. El propio Obama reconocía hace un par de semanas que "si no lo consigo (acabar con la crisis), ésta será una presidencia en un solo término".

Otro tipo de cambios

Mucho más superficiales son los cambios llevados a cabo en la Casa Blanca: se ha optado por un tipo de decoración más moderna; la edad de sus empleados ha descendido y el número de blackberries han aumentado.
Aunque, sin duda, una de las curiosidades que ocurren en la residencia oficial de los Obama son la llegada de cartas de ciudadanos. Cada día, el presidente se ha comprometido a leer diez de ellas. Algunas las responde él mismo, otras se las pasa a sus ministros y colaboradores para que den una respuesta más precisa a los problemas que en ellas plantean.

El pueblo le apoya

La gestión del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es aprobada por el 68% de los ciudadanos de su país, según una encuesta divulgada por el diario 'The Ney York Times'.

El 70% de los encuestados de raza negra y el 34 % de los blancos opinó que Estados Unidos está en buen camino. RSO