Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Odinga retoma sus funciones un día después de ser hospitalizado por una intoxicación alimentaria

El candidato presidencial de la coalición opositora keniana Super Alianza Nacional (NASA), Raila Odinga, ha retomado este lunes sus funciones, un día después de ser ingresado en un hospital de la localidad de Mombasa tras sufrir una intoxicación alimentaria.
Salim Lone, asesor de Odinga, ha detallado que el líder opositor se sintió indispuesto "tras comer pescado", agregando que el doctor ha achacado su rápida recuperación "al hecho de que las toxinas del pescado infectado fueron evacuadas por los vómitos y la diarrea".
Así, ha indicado que Odinga ha hecho varias llamadas telefónicas durante el día tras ser recetado con antibióticos, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.
"La transparencia es esencial en todas las situaciones médicas, particularmente cuando afectan a un candidato presidencial a un mes de unas elecciones clave. Por ello, queremos asegurar a los kenianos que su estado no es grave, para evitar cualquier malentendido que pueda desatar ansiedades políticas", ha remachado.
Odinga se encontraba en el Aeropuerto Internacional de Mombasa esperando a embarcar en un vuelo hacia la capital, Nairobi, cuando dijo encontrarse mal, tras lo que fue trasladado a un hospital de la ciudad.
Odinga se disponía a volar a Nairobi tras participar en varios actos de campaña en el condado de Kilifi, a menos de un mes de las elecciones presidenciales, parlamentarias y locales, previstas para el 8 de agosto.
El mandatario, Uhuru Kenyatta, se presenta a las elecciones del 8 agosto buscando un segundo y último mandato tras imponerse a Odinga en 2013. Los comicios se desarrollaron pacíficamente a pesar de que el líder de la oposición pusiera en duda la victoria de Kenyatta ante un tribunal, que confirmó el resultado.
Kenia todavía sufre episodios de violencia tras los graves enfrentamientos que convulsionaron al país ante el resultado de las elecciones de 2007, en los que murieron alrededor de 1.200 personas como consecuencia de las tensiones étnicas y políticas.