Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ordenan a una empresa de autobuses birmana que no azoten a sus conductores y revisores

Imagen de un autobús birmano.telecinco.es
Una compañía de autobuses de la antigua capital de Birmania (Myanmar) deberá abstenerse de dar bastonazos a conductores y revisores para castigarles por permitir sobrecarga de pasajeros, informa la prensa local.
Bandoola Transport puso en marcha la medida el mes pasado tras alegar que simplemente multar a sus empleados "no estaba mejorando su disciplina" en varias rutas en Rangún, según el diario 'Myanmar Times'.
Sin embargo, el comandante de la región militar de la ciudad, general Win Myint, ordenó acabar de inmediato con estos abusos hacia los trabajadores.
A partir de ahora, la compañía inspeccionará regularmente sus vehículos para comprobar que conductores y revisores no permiten que viajen a bordo más personas que el número de asientos, como exige la ley birmana.
Si algún empleado es sorprendido violando la norma, sólo se le podrá castigar con una sanción económica, aseguró Bandoola, propiedad de un coronel retirado del Ejército birmano.
Muchas de las empresas privatizadas en los últimos años en el país están administradas por antiguos miembros de la jerarquía castrense, que suelen tratar a sus trabajadores con rigor similar a los soldados.
Birmania es una dictadura militar desde 1962.