Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PAM pide ayuda inmediata para hacer frente a la inseguridad alimentaria en RCA

La directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PAM), Ertharin Cousin, ha afirmado este jueves que su organismo está trabajando "en todos los frentes" para ayudar a los millones de personas necesitadas de ayuda en República Centroafricana (RCA) y ha solicitado que la comunidad internacional siga de cerca la crisis humanitaria en el país.
"Pese a que hay una importante atención por parte de los medios de comunicación y los donantes sobre la situación en Siria y Sudán del Sur, tenemos conseguir que la misma se centre de la misma forma en RCA", ha indicado. "No podemos priorizar un niño hambriento sobre otro", ha agregado.
Los países donantes han facilitado 37 millones de dólares (unos 26,6 millones de euros) al fondo de emergencia del PAM en RCA, si bien el organismo ha indicado que necesita alrededor de 70 millones de dólares más (alrededor de 50,4 millones de euros) para llevar a cabo sus operaciones hasta el mes de agosto.
Así, Cousin ha advertido que la agencia trabaja para intentar mejorar la situación en la capital, Bangui, y otras zonas remotas del país y evitar que "la crisis olvidada en RCA se deteriore y se convierta en una tragedia abandonada".
"No podemos permitir que eso pase. Si lo hacemos, tendrá como resultados que niños potencialmente desnutridos se conviertan en niños gravemente desnutridos. Las mujeres que necesitan nuestro apoyo caerán en situación de hambruna. Podemos pasar rápidamente de una situación de inseguridad alimentaria a una grave hambruna", ha advertido.
Por otra parte, Cousin ha destacado la "incapacidad" para entregar alimentos en las comunidades ubicadas en zonas remotas en las que las carreteras están dañadas y en las que sería necesaria la entrega de la ayuda humanitaria por vía aérea.
"Por eso creemos que es el momento de contar a la gente la situación de la población de RCA", ha dicho, haciéndose eco de la campaña de financiación 'RCA no puede esperar'.
En este sentido, ha explicado que, pese a que el PAM recibe habitualmente donaciones a través de una campaña, está trabajando "para ayudar a los donantes a entender que ahora es el momento, porque las donaciones en mayo no darán la capacidad para ayudar que dan las donaciones ahora". "Los costes aumentarán entre ahora y mayo", ha sostenido.
"Esta gente no tiene nada. Ha abandonado sus viviendas y no tiene medios para mantenerse. Queremos evitar la tentación de que se coman las semillas para satisfacer las necesidades inmediatas en lugar de plantarlas", ha argumentado Cousin.
"Esta es sólo otra razón por la que es importante conseguir introducir comida en las áreas de los alrededores de Bangui para garantizar que la gente que está cosechando puede sostenerse en el futuro y alimentarse hoy", ha remachado.
DESPLIEGUE DE LA ONU
El Consejo de Seguridad de la ONU ha autorizado este mismo jueves el despliegue de una fuerza de paz de Naciones Unidas de 11.800 efectivos para RCA, en un intento por contener la violencia entre milicianos cristianos y antiguos rebeldes musulmanes.
El texto aprobado contempla el envío de esta 10.000 militares, 1.800 policías y 20 guardias de prisiones. La MINUSCA --nombre formal de la misión-- asumirá la responsabilidad de la seguridad de manos de las fuerzas de la Unión Africana, compuesta por 5.600 efectivos.
El Consejo de Seguridad quiere que la nueva fuerza incluya "tantos militares y policías de la MISCA como sea posible". Además, autoriza a las tropas francesas desplegadas actualmente en el país africano a apoyar a los 'cascos azules'.
La resolución insta a las autoridades de RCA a "acelerar los preparativos para celebrar elecciones presidenciales y legislativas libres, justas, transparentes e inclusivas no más tarde de febrero de 2015".
BALANCE DE LA SITUACIÓN
La ONU ha cifrado en miles el número de muertos y en 2,2 millones --alrededor de la mitad de la población-- el número de personas que necesitan ayuda humanitaria desde el inicio en diciembre de 2012 del conflicto tras el levantamiento armado de la guerrilla Séléka.
Además, más de 650.000 personas son desplazados internos, mientras que más de 290.000 han huido a los países vecinos buscando refugiarse lejos del conflicto, que ha tomado un cariz crecientemente sectario con la toma de las armas por parte de las milicias cristianas.
Como consecuencia de ello, alrededor de 15.000 musulmanes se encuentran atrapados en la capital, Bangui, y otros puntos del norte, el noroeste y el sur del país, protegidos por las fuerzas internacionales, pero en una situación aún así peligrosa.
"Los 'anti balaka', que surgieron como una reacción a las actitudes depredadoras de Séléka, se están metamorfoseando en bandas criminales que, además de seguir persiguiendo a los musulmanes, están comenzando a atacar a otros cristianos y no musulmanes", advirtió a finales de marzo la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay.
En sus declaraciones, Pillay elertó de la existencia de casos de decapitaciones de niños, violaciones y actos de canibalismo en el marco del conflicto desatado en RCA, antes de subrayar que "el odio intercomunitario sigue a un nivel aterrador" en el país.
"RCA se ha convertido en un país en el que la gente no es sólo asesinada, es torturada, mutilada, quemada y desmembrada, en ocasiones por turbas espontáneas, así como por grupos organizados de combatientes armados", manifestó.