Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa Francisco llama a la reconciliación y anima a un "diálogo sincero" entre el Gobierno y opositores

El Papa Francisco ha llamado a la reconciliación y anima a llevar a cabo un "diálogo sincero" entre el Gobierno de Nicolás Maduro y los portavoces de la oposición, a través de una carta que ha sido leída por el nuncio apostólico en Caracas, Aldo Giordano, al inicio de la reunión que se está llevando a cabo este jueves en el Palacio de Miraflores.
"A cada uno de ustedes deseo asegurarles, ante todo, mis oraciones para que el encuentro y el proceso que están iniciando produzca los frutos de reconciliación nacional y la paz", ha señalado el Pontífice, que ha insistido en que "la violencia nunca podrá traer paz y bienestar a un país", en referencia a los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden, que han dejado un saldo de 39 muertos.
"Renuevo mi afecto por todos los venezolanos, en particular por las víctimas de la violencia y su familia", ha señalado Bergoglio, que ha exhortado al Gobierno de Venezuela y a los sectores políticos del país a reconocerse por la vía del diálogo, en un mensaje que ha sido transmitido en directo a millones de venezolanos a través de la televisión pública.
En la misiva, el Papa ha llamado al "respeto" y a la "reconciliación" y ha afirmado que todos los responsables de avanzar en estos diálogos de paz "llevan en el corazón el futuro de sus hijos y el deseo de paz que caracteriza a los venezolanos". Además, ha asegurado que "todos tienen en común la fe en Dios".
Francisco ha reconocido su "preocupación" por lo que está ocurriendo en el país y ha dicho ser consciente de la "inquietud" que existe entre los ciudadanos, pero ha defendido que por medio del diálogo se podrá superar la "situación de conflicto y polarización que hiere a Venezuela". Por ello, ha instado a "respetar las diferencias" para alcanzar el bien común.
"Les invito a que no se detengan en la coyuntura de lo conflictivo, sino que se abran unos a otros para ser auténticos constructores de paz", añade la carta. En este contexto, ha apelado al "heroísmo del perdón", que ayuda a "liberarse del odio y abrir un nuevo camino hacia la paz y la justicia".
INVITACIÓN AL VATICANO
El Gobierno de Venezuela había invitado previamente al secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, a que se sumase a la Conferencia Nacional de Paz "como testigo de buena fe" para resolver la crisis política que asuela al país desde hace casi dos meses. Un papel que ha sido trasladado al nuncio apostólico.
Aunque la misión de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Mesa de Unidad Democrática (MUD) --coalición opositora-- ya habían acordado, en la reunión que han mantenido este miércoles en Caracas, que el Vaticano ejerciera de mediador, faltaba el visto bueno del Gobierno de Nicolás Maduro.
Así, a lo largo del pasado martes, el ministro de Exteriores de Venezuela, Elías Jaua, envió una carta a Parolin para formalizar la invitación a la Santa Sede a que sirva de árbitro en la mesa de negociaciones que por primera vez sienta a Gobierno y oposición.
Parolin fue nombrado secretario de Estado de la Santa Sede, el cargo más importante del Vaticano después del Papa, el pasado mes de agosto, después de trabajar, desde mediados de 2009, como nuncio apostólico en Venezuela.
DIÁLOGO POLÍTICO
El Gobierno y la MUD acordaron el pasado 25 de marzo, gracias a la mediación de los cancilleres de la UNASUR, sentarse de una vez por todas a la mesa de negociaciones bajo el auspicio de "un tercero de buena fe", pero dejaron sin concretar los detalles.
Ocho cancilleres de UNASUR han llegado esta semana a Venezuela para ultimar este principio de acuerdo, lo que ha permitido el consenso entre Gobierno y MUD para designar a la organización regional y al Vaticano como mediadores en un diálogo ha arrancado este jueves.
El principal obstáculo es la firme oposición de algunos de los miembros de la MUD, como el partido político Voluntad Popular y la líder de Vente Venezuela María Corina Machado, a hablar con el Ejecutivo sin unas "condiciones mínimas".
La crisis política en Venezuela estalló el pasado 12 de febrero, cuando arrancaron las protestas antigubernamentales y la represión de las mismas por parte de las fuerzas de seguridad y de civiles armados, lo que ha dejado al menos 39 muertos, 608 heridos y 192 detenidos.