Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa regresa a Roma tras su viaje de seis días a EEUU

El papa Benedicto XVI ha emprendido su regreso al Vaticano, tras su primer viaje a Estados Unidos, donde llegó el pasado martes. En su mensaje de despedida el Pontífice ha deseado a EEUU que el futuro le traiga "una mayor solidaridad, un creciente respeto recíproco y una renovada fe".
El avión del Papa, bautizado por la prensa estadounidense como "Pastor 1", por analogía al Air Force One que utiliza el presidente de Estados Unidos, abandonó el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York a las 00.55 GMT (20.55 hora local).
En la ceremonia de despedida en el aeropuerto John Fitzgerald Kennedy, Benedicto XVI ha hecho un repaso de estos seis días de visita a Washington y Nueva York. Más de 5.000 católicos le esperaban en uno de los hangares del aeropuerto neoyorquino para despedir al jefe de la Iglesia Católica, para quien un coro ha interpretado diversos himnos religiosos.
La ONU y la Zona Cero
Para el Pontífice, uno de los momentos más "significativos" del viaje fue el discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas. Ha valorado "todo lo que la organización ha logrado para defender y promover los derechos fundamentales de todo hombre, mujer y niño de cualquier parte del mundo". Ha alentado, además, a que la ONU continúe "esforzándose sin desfallecer en la promoción de las coexistencia justa y pacífica entre los pueblos y las naciones".
El vicepresidente de EEUU, Richard Cheney, que ha acompañado al Pontífice en su despedida ha subrayado que "esta semana ha sido memorable para los estadounidenses", y ha pedido al Papa, a quien llamó "mensajero de la paz y de la justicia", que tenga a este país en sus plegarias.
Benedicto XVI ha asegurado que para siempre quedará "grabada" en su memoria la visita a la "zona cero", donde se desplomaron las Torres Gemelas tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, donde murieron casi 3.000 personas.    LA