Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Pentágono violó la ley federal con el intercambio de presos por Bergdahl al no informar al Congreso

La Oficina de Rendición de Cuentas (GAO) de Estados Unidos ha afirmado este jueves que el Pentágono violó la legislación federal al excarcelar a cinco presos talibán a cambio de la liberación del sargento Bowe Bergdahl, quien permaneció cinco años en manos de los insurgentes, sin notificar al Congreso.
La consejera general de la GAO, Susan Poling, ha subrayado que el Pentágono "debía de haber notificado el intercambio a los comités relevantes del Congreso con al menos 30 días de antelación", según ha informado la cadena de televisión estadounidense CNN.
Asimismo, ha recalcado que el Departamento de Defensa violó la ley al utilizar "fondos ya designados para llevar a cabo el intercambio sin que hubiera una cantidad destinada a dicho propósito".
Poling ha manifestado que la GAO no está valorando la decisión del secretario de Defensa, Chuck Hagel, de llevar a cabo el intercambio de prisioneros, sino "su responsabilidad a la hora de notificar las condiciones de la transferencia de individuos desde la Bahía de Guantánamo".
Por su parte, el portavoz del Pentágono, John Kirby, ha recordado que Hagel ya reconoció que "se podría haber hecho un trabajo mejor a la hora de mantener informado al Congreso" sobre el acuerdo de intercambio alcanzado con los talibán.
Sin embargo, Kirby ha resaltado que "eso no significa que el Departamento de Defensa hiciera algo ilegal". En este sentido, ha explicado que el Departamento consideró que "debía moverse rápido" por temor a que Bergdahl fuera ejecutado. "Creemos que hicimos las cosas de forma legal. Se trata de una valoración que fue compartida por el Departamento de Justicia", ha agregado.
Aunque las investigaciones abiertas sobre los hechos y las circunstancias que rodearon a su desaparición y captura siguen abiertas, el militar se incorporó en julio a una base del Ejército en San Antonio, en el estado de Texas, después de que se considerara que estaba apto para la reintegración.
Bergdahl estuvo ingresado como paciente en un hospital militar durante unas tres semanas, periodo en el que participó en sesiones en las que ha tenido que hablar sobre su secuestro. El miércoles, su abogado afirmó que el sargento deseaba abandonar el Ejército y volver a la vida civil.