Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pérez Corradi pagó 100.000 dólares a Interpol para evitar su detención

Ibar Pérez Corradi, el prófugo más buscado de Argentina, en busca y captura desde 2012 y condenado por ordenar el asesinato de tres empresarios en 2008, ha asegurado que el año pasado llegó a pagar hasta 100.000 dólares --unos 90.000 euros-- a la Interpol para evitar su detención.
Detenido el pasado domingo 19 de junio en Paraguay, Pérez Corradi ha declarado este miércoles ante la Justicia mientras se tramita su extradición a Argentina. En la audiencia, Pérez Corradi ha declarado que en mayo de 2015 pagó a las autoridades para que no lo detuvieran en Ciudad del Este, según recoge la agencia argentina Télam.
Asimismo, ha reconocido que existió "algún que otro" soborno anterior, aunque en estas ocasiones con sumas inferiores, a agentes de la Policía para que le avisaran de si las fuerzas de seguridad estaban detrás de él.
Pérez Corradi está involucrado en el tráfico ilegal de efedrina, y vinculado por varios testigos a la supuesta trama de negocios y relaciones del exjefe de Gabinete Aníbal Fernández.
Está condenado por el asesinato de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina en 2008, un crimen por la que ya cumplen cadena perpetua los hermanos Martín y Cristian Lanatta y los hermanos Víctor y Marcelo Schillaci. Las víctimas eran rivales de Pérez Corradi en el tráfico de efedrina.
Los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci se fugaron el 27 de diciembre de la cárcel de General Alvear y protagonizaron una espectacular oleada delictiva entre Buenos Aires y Santa Fe, hasta que finalmente fueron detenidos en la localidad de Cayastá. Tras ese incidente, el Gobierno elevó la recompensa a dos millones de pesos por la detención de Pérez Corradi.