Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Perry atribuye a cuestiones políticas su imputación por abuso de poder

El gobernador republicano de Texas, Rick Perry, ha anunciado su intención de continuar en el cargo pese a su imputación por abuso de poder y ha atribuido ésta a cuestiones políticas. Perry ha arremetido contra la fiscal del distrito del condado de Travis, Rosemary Lehmberg, una demócrata, a la que supuestamente coaccionó.
"En este país no resolvemos las diferencias políticas con imputaciones", ha afirmado Perry en rueda de prensa desde Austin, la capital texana. En ese sentido, ha afirmado que su imputación "no es más que un abuso de poder".
Perry, uno de los candidatos republicanos para las elecciones presidenciales de 2016, ha sido imputado de dos delitos --abuso de poder y coacción a un cargo público-- por las supuestas amenazas a la fiscal Lehmberg con el recorte del presupuesto de su oficina si no dimitía tras su detención por conducir ebria. Lehmberg se declaró culpable y aceptó 45 de prisión.
Finalmente Perry vetó la financiación de la unidad de investigación anticorrupción de la oficina de Lehmberg y hoy ha defendido su decisión. "Respaldo de todo corazón, inequívocamente, este veto", ha afirmado.
"Esta farsa de la acusación será revelada como lo que es y los responsables deberán rendir cuentas", ha apostillado Perry en su última y breve comparecencia.