Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Polémica en Chile tras las acusaciones de un embajador contra la Democracia Cristiana

Las declaraciones del embajador chileno en Uruguay, Eduardo Contreras, militante declarado del Partido Comunista, en las que arremete contra la Democracia Cristiana, acusándole de haber apoyado el golpe de Estado de 1973 contra Salvador Allende, han generado una agria polémica en el país.
En una entrevista en un diario local, Contreras dijo que no tenía "ninguna duda de que estos actos terroristas que se han registrado son de la ultraderecha", en referencia a las últimas explosiones de artefactos en Santiago y que las autoridades han atribuido a grupos anarquistas.
"Es lo mismo que hacían cuando estaba Allende, aunque usen elementos anarquistas", añadió. Asimismo, dijo que la convivencia con la Democracia Cristiana dentro de la coalición Nueva Mayoría que respalda a la presidenta Michelle Bachelet no ha sido fácil, y entre las causas citó que "la directiva DC de 1973 apoyó el Golpe". "Eso es algo que pesa mucho en la sociedad chilena", consideró.
Desde la DC, su presidente, Ignacio Walker, ha considerado a través de Twitter que las declaraciones del embajador son "desafortunadas" y ha confiado en que el Ministerio de Exteriores "tomará (las) medidas que correspondan".
También la oposición ha pedido que se adopten medidas contra Contreras. El presidente de la Unión Democrática Independiente (UDI), Ernesto Silva, ha pedido al "Gobierno que critique los dichos del embajador, que desmienta sus dichos o en caso contrario que le pida inmediatamente la renuncia".
"La irresponsabilidad del embajador es total y esperamos que el Gobierno le pida inmediatamente la renuncia, que sancione este actuar y que pueda corregirlo", ha añadido, según recoge 'La Tercera'.
REACCIÓN DE BACHELET
Así las cosas, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, ha evitado pronunciarse abiertamente sobre el asunto y ha pedido un informe. "Yo desconozco en su profundidad las declaraciones del embajador y he pedido que me entreguen un informe detallado a ese respecto para ver qué es lo que corresponde hacer", ha explicado, informa 'El Mercurio'.
No obstante, ha precisado que el Ministerio Público está analizando el caso y que es a ese organismo al que corresponde definir responsabilidades. En todo caso, ha añadido, "más allá del hecho concreto, que hemos pedido más información al respecto, creo que hay que ser muy prudente en las declaraciones".
Posteriormente, el portavoz del Gobierno, Alvaro Elizalde, ha indicado que "el canciller (Heraldo Muñoz) se comunicó con el embajador y se ha solicitado un informe donde se tengan todos los antecedentes del caso y comunicaremos lo que corresponda".