Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Putin y Abe abordan la disputa territorial por las Kuriles durante su reunión en Sochi

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, han abordado la disputa territorial que mantienen ambos países por la soberanía de las islas Kuriles, durante la reunión que han mantenido este viernes en la ciudad rusa de Sochi.
"El tema se abordó de manera muy constructiva. Los contactos continuarán a nivel de los Ministerios de Asuntos Exteriores", ha dicho en declaraciones a la prensa el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, según informa la agencia de noticias rusa RIA Novosti.
Por su parte, la japonesa Kiodo ha revelado que Abe ha propuesto a Putin un nuevo enfoque para solucionar esta disputa territorial y que incluso se habría llegado a un consenso en este sentido, aunque no ha dado detalles.
Abe ha salido "optimista" de la reunión, según este mismo medio. "Me gustaría tener un diálogo franco y relajado sobre cuestiones bilaterales en las esferas económica, cultural y política, incluido el tema del tratado de paz", avanzó antes de encontrarse con Putin.
El presidente ruso ha subrayado que "Japón no es solo un vecino de Rusia, sino un importante aliado en la región Asia-Pacífico", conforme a las palabras que la prensa ha podido captar antes de que se iniciara la reunión a puerta cerrada.
Por otro lado, el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha informado de que Abe ha reiterado la invitación a Putin para que visite Japón y éste ha correspondido al primer ministro nipón invitándole al foro económico de Vladivostok.
LUCHA POR LAS KURILES
Rusia y Japón, que técnicamente siguen en guerra desde 1945, se disputan la soberanía de las Kuriles, un conjunto de cuatro islas situadas en el océano Pacífico que actualmente están bajo el control administrativo del Kremlin.
Tokio ha condicionado la firma de la paz a la devolución de las Kuriles, ya que alega que, si bien fueron ocupadas por Rusia en la Segunda Guerra Mundial, son propiedad japonesa por virtud de un tratado bilateral firmado en 1855.
Moscú, en cambio, sostiene que el archipiélago fue oficialmente entregado a la Unión Soviética al término de la Segunda Guerra Mundial y que desde entonces Rusia, como Estado sucesor, ha ejercido su soberanía sobre las Kuriles.