Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Quince años de cárcel para una madre que dejó morir de hambre a su hija

Angela Gordon, de 35 años, y su ex pareja, Junaid Abuhamza, de 30 años, inicialmente fueron acusados de asesinato, sin embargo, tras varias semanas de pruebas psiquiátricas, la fiscalía ha aceptado imputarles por homicidio por motivos de responsabilidad disminuida y cinco cargos de crueldad infantil en relación con el trato que dieron a otros cinco niños, que no puede ser identificado por razones legales. 
Hoy Angela Gordon ha sido condenada a 15 años de cárcel y su ex pareja a un mínimo de siete años y medio de prisión. Ambos no han mostrado ninguna emoción al escuchar la sentencia.
El jurado ha tenido que escuchar el relato de la vida de Khyra. Ella era golpeada y encerrada en una caseta de jardín si rompía las reglas de la casa. En raras ocasiones, ella y sus hermanos eran alimentados con un poco de avena en un recipiente que compartían entre todos y que comían con las manos.
En una visita, los asistentes sociales descubrieron a una niña desnutrida que había perdido el 40% de su peso. Dos de los hermanos estaban en un estado de desnutrición aguda, muerto de hambre hasta tal punto que sus vidas estaban en peligro. Los seis niños han sufrido una campaña sostenida de la crueldad y la violencia.
Para el juez Roderick Evans hablar de negligencia no es "suficiente" para describir que trato que recibieron los niños.
El caso de Khyra ha provocado la dimisión del responsable del Consejo de familia de la cuidad, Tony Howell. En los últimos años, 16 niños han muerto por abusos o negligencia sin que los servicios sociales hicieran nada. EBP