Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reino Unido pide la colaboración ciudadana para desvelar el origen de la matanza de Cumbria

Derrick Bird, un hombre de 52 años, divorciado, y que trabajaba como autónomo, protagonizó el miércoles en el condado de Cumbria (noroeste inglés) la peor masacre que ha vivido este país desde la matanza de Dunblane en 1996, en la que murieron 16 niños y su maestra.
"Una parte crucial del 'por qué' en esta pesquisa es establecer si las personas trágicamente muertas fueron elegidas por un motivo, por un agravio, o fueron asesinatos arbitrarios", ha asegurado el detective jefe Iain Goulding. "Nuestra valoración inicial es que nos hallamos ante una combinación de ambas cosas, aunque no vamos a entrar en conjeturas", ha señalado.
La Policía del condado se centra ahora en la reconstrucción de los hechos para averiguar qué pudo empujar a Bird a cometer los múltiples asesinatos. Así, un centenar de detectives trabajan ya en el caso; varios forenses analizan hasta 30 escenarios del delito a lo largo de los 40 kilómetros de la costa de Cumbria que recorrió el homicida, y efectivos de la Real Fuerza Aérea (RAF) colaboran en las tareas de rastreo.
El portavoz policial ha dicho ser consciente de las especulaciones que barajan los medios de comunicación sobre la hipotética causa que podía tener Bird, como una disputa familiar o problemas financieros, y ha señalado que ambas posibilidades están siendo analizadas.
Los agentes han pedido la colaboración ciudadana, ya que necesitan el mayor número posible de testimonios, aunque han advertido de que tal vez nunca puedan encontrarse todas las respuestas a lo sucedido, ya que es imposible saber qué rondaba por la mente de Derrick Bird cuando la emprendió a tiros.
Cameron visita el lugar de los hechos
Por su parte, el jefe del Ejecutivo, el conservador David Cameron, que visitará este viernes junto con May el condado de Cumbria, donde se reunirá con la Policía de la zona, ha subrayado que el Gobierno hará lo posible para evitar que un episodio así se repita.
Si bien el líder tory ha advertido en una declaración de que hay que ser cauteloso a la hora de solicitar un refuerzo de las leyes sobre posesión de armas, ha recordado que la legislación de este país es de las más duras del mundo. EPF