Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ronnie Lee Gardner, ejecutado ante un pelotón de fusilamiento en EEUU

Gardner, de 49 años y que había sido condenado por asesinato, ha sido fusilado en la prisión estatal de Utah, en las afueras de Salt Lake City, a primera hora de la mañana, hora española.
Este tipo de ejecución fue eliminada de la ley de ese estado del noroeste del país en 2004, pero Gardner fue sentenciado por matar al abogado Michael Burdell muchos años antes, en 1985, cuando intentó escapar durante una audiencia judicial en la que era acusado de robo y homicidio.
Su fusilamiento ha sido el tercero en la historia de Estados Unidos desde que el Tribunal Supremo volvió a instaurar la pena capital en 1976.
Los dos anteriores fueron también en Utah, el único estado que mantuvo como legal esta elección entre inyección letal y disparos hasta 2004, cuando eliminó la ley por las críticas y por las expectaciones y publicidad que genera ese tipo de ejecución.
Gardner eligió este método porque creía que es más humano, según dijo su abogado Andrew Parnes, pero el último ejecutado por disparos, John Albert Taylor, decidió morir de esta forma para avergonzar a las autoridades.
El preso ha sido sentado y atado en una silla con una capucha y con una marca en el pecho, a modo de diana, para indicar a dónde tenían que disparara las cinco personas certificadas como "agentes pacifistas" que han apretado el gatillo. EPF