Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rousseff y Neves bajan el tono en su segundo cara a cara en televisión

Los dos candidatos a la Presidencia brasileña, Dilma Rousseff y Aécio Neves, protagonizaron el domingo por la noche su segundo debate televisivo con vistas a la segunda vuelta de las presidenciales brasileñas, esta vez con menos tensión que en sus dos encuentros anteriores tras las críticas de la prensa y la opinión pública.
Rousseff, candidata a la reelección por el Partido de los Trabajadores (PT), y Neves, candidato del conservador Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), abordaron los temas más polémicos de la campaña, con especial atención al escándalo de corrupción en la estatal Petrobras, pero esta vez ninguno de los dos lanzó acusaciones personales.
Neves recordó que la propia Rousseff ha reconocido el desvío de fondos de Petrobras a campañas electorales del PT y destacó que la candidata del PT presidió la estatal petrolera hasta 2010. Entonces Rousseff se revolvió alegando que el PSDB "no tiene la moral mínima para hablar sobre Petrobras" porque "ustedes vendieron el 30 por ciento de la empresa a precio de banana".
En lugar del "mentira" utilizado por ambos en el debate del pasado jueves, en este se han centrado en dar argumentos y presentar datos. "Candidato, voy a referscar su memoria", "sus números son poco fiables" o "ese dato no es verdadero" fueron algunas de las expresiones utilizadas durante el debate del domingo en TV Record.
En cualquier caso, los portavoces de ambas campañas se han mostrado satisfechos con sus respectivos candidatos, mientras que los comentaristas los calificaban de "flojos", aunque saludaron el nuevo tono "civilizado". Los expertos no dieron a ninguno de los dos candidatos como vencedor, por lo que no ha servido para resolver el empate que pronostican los sondeos.
En cuanto a los temas, el debate fue exhaustivo y programático, abordando cuestiones como la simplificación del sistema administrativo y tributario, la flexibilización de la legislación laboral o los programas de educación y la inversión en sanidad. También hablaron de obras públicas, de control de la inflación, la lucha contra el crimen organizado o de la gestión de las empresas públicas.
De hecho, el debate se convirtió en un debate muy técnico sobre presupuestos y plazos de ejecución que un periodista de 'Folha de Sao Paulo', Clóvis Rossi, comentó en directo que "ya es casi medianoche y hasta los candidatos deben tener sueño".