Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia y la UE firman el acuerdo para la supervisión del suministro de gas

El acuerdo no parece poner fin a la polémica entre Rusia y Ucrania. Vídeo: ATLAStelecinco.es
El Gobierno ruso y la Unión Europea firmaron el acuerdo en virtud del cual se reanudaría el suministro de gas desde Rusia al este de Europa a través de Ucrania, que será supervisado por observadores internacionales, aunque el texto queda pendiente de ratificación por parte del Gobierno de Kiev.
El documento fue firmado por el viceprimer ministro ruso, Igor Sechin y oficiales de la Unión Europea, tras el encuentro mantenido esta mañana por el primer ministro ruso, Vladimir Putin, y su homólogo checo y representante de la Presidencia de la UE, Mirek Topolanek.
"Firmemos, vayamos inmediatamente a Kiev, pidamos a Ucrania que haga lo mismo, y terminemos con esta crisis", declaró Topolanek durante la ceremonia de la firma.
Topolanek confirmó que había alcanzado un acuerdo con la parte ucraniana y que obtuvo de Rusia una "concesión similar" para poner fin a una de las interrupciones del suministro de gas más importantes de los últimos años, que ha desembocado en el cierre temporal de muchas fábricas en el este de Europa y una escalada de tensión entre Kiev y Moscú.
El acuerdo contempla la llegada de supervisores a la ruta de suministro de gas a través de Ucrania para asegurar a Moscú que parte del contenido no se desvía ilegalmente, tal y como han denunciado las autoridades rusas, una acusación que el Gobierno ucraniano ha rechazado tajantemente.
Este viernes, la compañía rusa Gazprom instaba al presidente de Ucrania, Viktor Yuschenko, a firmar el acuerdo ya que "hasta que el protocolo no esté firmado por ambas artes, los especialistas que lleguen no podrán obtener el estatus de observadores".
Desde Kiev, donde se reunió ayer con las autoridades ucranianas, Topolanek explicó que "quedan algunos detalles técnicos por limar de forma que se aclaren las últimas dudas y se sustituya una crisis de confianza por una confianza en que el gas que los rusos quieren enviar y para el que Ucrania quiere servir de tránsito llegue a su destino".
Entretanto, los observadores europeos desplazados a Kiev "ya han comenzado sus trabajo en la estación de entrada de Ukrtransgas en Kiev", según informó la Comisión Europea. "El equipo de observadores de la UE será capaz de verificar, con independencia, los datos sobre el volumen de los suministros de gas a Ucrania" procedentes de Rusia y "compararlos con los datos de volúmenes de gas que alcanzarán a los consumidores de la UE", explicó Bruselas.
La misión de observadores europeos estará compuesta por 22 efectivos: 18 expertos de Energía, incluidos representantes de la industria europea, y cuatro funcionarios del Ejecutivo comunitario, a los que se prevé se sumen observadores rusos y ucranianos una vez se cierre el acuerdo.
 
JWS