Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia asegura que continuará bombardeando a las "organizaciones terroristas" en Siria

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha asegurado este viernes que Moscú continuará realizando bombardeos contra las "organizaciones terroristas" que operan en Siria, según han informado los medios locales.
"Nuestras fuerzas aéreas seguirán trabajando contra estas organizaciones", ha dicho, después de que se anunciara un plan de entrega de ayuda humanitaria en varias ciudades sirias sitiadas, proceso que será seguido por un alto el fuego que debería allanar el camino al reinicio de las conversaciones.
El Grupo Internacional de Apoyo a Siria (ISSG) ha acordado que "un cese de las hostilidades a nivel nacional debe ser aplicado de forma urgente y aplicarse a todas las partes participantes en hostilidades militares o paramilitares".
Sin embargo, ha resaltado que quedan al margen de este alto el fuego "el Estado Islámico, el Frente al Nusra --rama en Siria de la organización terrorista Al Qaeda-- y otros grupos designados como terroristas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas".
"El cese de las hostilidades comenzará en una semana, tras la confirmación del Gobierno y la oposición, tras las consultas apropiadas en Siria", ha añadido, explicando que "si bien el cese de hostilidades puede facilitar el acceso humanitario, no puede ser una condición previa para este acceso en ningún lugar del país".
Por otra parte, Lavrov ha recalcado que los barrios occidentales de Alepo están controlados por las organizaciones islamistas Frente al Nusra y Jaish al Islam, agregando que ambos reciben ayuda desde Turquía, tal y como ha recogido la agencia rusa de noticias Sputnik.
El ministro de Exteriores ruso ha rechazado además las declaraciones de Arabia Saudí sobre un posible despliegue de tropas sobre el terreno, argumentando que cualquier operación de este tipo desembocará en un recrudecimiento del conflicto.