Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia informa de fallos en la puesta en órbita de dos satélites del sistema Galileo

La empresa aeroespacial estatal rusa Lavochkin ha informado de que ha habido errores en la puesta en órbita de los dos satélites del sistema de posicionamiento Galileo lanzados el viernes desde la Guayana Francesa.
"Hay errores de órbita", ha informado Lavochkin, que confirma así las informaciones sobre un desvío de la órbita de ambos aparatos, según recoge la agencia de noticias estatal rusa Itar-Tass.
Los dos satélites --el 5 y el 6-- fueron lanzados en un cohete Soyuz ruso el viernes desde Kourou, en la Guayana Francesa, pero al parecer el sistema de puesta en órbita Fregat-MT no funcionó adecuadamente.
ALTERNATIVA AL GPS
El Ejecutivo comunitario espera que Galileo, la alternativa europea al GPS estadounidense, esté plenamente operativo antes de 2020, con una constelación de 30 satélites, incluidos seis de repuesto activos en órbita. La UE destinará 7.000 millones de euros de aquí hasta 2020 para costear el sistema.
Una vez que esté plenamente operativo, Galileo ofrecerá un Servicio Abierto de acceso gratuito para el posicionamiento, navegación y temporalización utilizando la señal de doble frecuencia del sistema, un Servicio Público Regulado encriptado y con aplicaciones más avanzadas adicionales, fundamentalmente dirigido para operaciones del sector público, servicios comerciales de pago previo, un Servicio de Búsqueda y Rescate que asistirá en la localización de personas, barcos y aviones en peligro y un abanico de servicios dirigidos al control de la seguridad, por ejemplo de sistemas de transporte.
Desde 2011, se han lanzado cuatro satélites Galileo, que se han utilizado en la fase de validación en órbita y permitieron que en marzo de 2013 se calculara la posición por primera vez de forma autónoma únicamente sobre la base de señales de Galileo.